¿Por qué a un bebé le cuesta dormir?

Hoy os traigo una colaboración de un artículo que me parece puede ser de vuestro interés. Lo traigo desde EL BLOG DE TU BEBÉ y espero, sinceramente, que os guste:

Una de las cosas que más preocupan a las mamás y a los papás es ver que su bebé no duerme bien por las noches. Desde tener hambre hasta pasar calor, hay muchos factores que pueden provocar que tu hijo no concilie bien el sueño.

Esto también puede pasarte a otras horas del día, y no sólo por la noche. Eso sí, ¡recuerda que lo mejor es que acudas a un especialista o a tu pediatra para que te aconseje qué hacer!

¿Por qué a un bebé le cuesta dormir?

Aunque es normal que un bebé se despierte fácilmente por las noches, hay ciertos patrones del sueño que un profesional puede considerar inadecuados.

Sobre todo, cuando nos referimos a edades tan tempranas, es más importante fijarse en la capacidad del niño para volverse a dormir que en la cantidad de veces que se despierta a lo largo de la noche.

Hay muchos motivos que pueden influenciar en el sueño del bebé, aunque los más comunes son los siguientes:

  • El tipo de entorno
  • El comportamiento de los padres
  • El contexto
  • Alimentar en exceso al bebé antes de dormir
  • No tener un ritual para dormir al bebé
  • Algunas alteraciones en el comportamiento, relacionadas con malestares físicos o con situaciones neurológicas

Este último punto suele ser menos común, ya que se relaciona con problemas de insomnio que están unidos a algún tipo de enfermedad. Algunas de las enfermedades que pueden provocar insomnio en el bebé son:

  • Otitis
  • Dermatitis
  • Reflujo
  • Epilepsia (esta última es de las menos frecuentes)

Por esa razón es muy importante acudir al médico en cuanto notemos cambios en el ritmo del sueño del bebé.

Cómo ayudar a tu bebé a dormir

Aunque encontremos la causa que provoca los problemas de sueño en el niño, a veces puede convertirse en toda una tarea conseguir que el bebé se duerma bien.

Cuando un bebé no duerme bien hay muchos factores que pueden influenciar en su sueño, ¡pero por suerte hay muchos consejos que puedes seguir y que te ayudarán a que tu hijo pueda dormir mejor por las noches!

Recuerda que estos consejos varían en función de cada bebé, y que hay consejos que pueden ayudarte más que otros. ¡Todo es probar hasta encontrar lo que mejor convenga a tu hijo!

Deja que tu bebé duerma contigo

Una de las cosas que mejor ayudan a un bebé para dormir bien es ponerlo en tu habitación, por lo menos durante su primer año de vida. Es más, poner a tu bebé en tu habitación no sólo puede ayudarle a dormir mejor, sino que también ayuda a reducir el riesgo de muerte súbita.

Eso sí, recuerda que las camas para adultos no son convenientes para un niño tan pequeño, por lo que es conveniente que tenga una cuna especial para los bebés de esos meses.

Prueba a usar el chupete

Este consejo no funciona a todos los padres, ya que mientras que hay niños que les encanta el chupete hay otros que no lo usan nunca. Aun así, considerar darle el chupete por la noche puede ayudarte a dormirle con más facilidad.

El chupete no sólo ayuda también a reducir el riesgo de muerte súbita en infantes, sino que es una forma que suele funcionar muy bien para tranquilizar a los niños con rapidez. Recuerda que no todos los chupetes pueden gustarlo, por lo que lo mejor es intentar probar con varios antes de decidir si a tu hijo le gusta el chupete o no.

Da tiempo para que se tranquilice

Otro de los motivos por los que a tu bebé le puede costar dormirse es porque tiene un berrinche. En estos momentos tienes que intentar no frustrarte ni alterarte, ya que tienes que darle el tiempo necesario a tu hijo para que se tranquilice.

Muchas veces el niño sólo necesita la presencia de alguien que le tranquilice para que se le pase el berrinche, pero recuerda que es muy importante que no note alteración por tu parte. Si percibe nerviosismo, es muy probable que le cueste más tranquilizarse.

La importancia del momento justo para dormir al bebé

Muchas veces nos cuesta saber cuándo realmente tenemos que llevar al bebé a la cama. La clave para saber cuándo llevarlo y acostarlo es pillar el momento justo en el que le invade la somnolencia pero que todavía no se ha dormido.

De esta forma, poco a poco el bebé irá relacionando la cama con el proceso de dormir y empezará a adquirir hábitos de sueño. Recuerda recortarlo boca arriba y evitar dejar objetos blandos y mantas que puedan interferir en su sueño cuando ya esté totalmente dormido.

La importancia de estar calmado

Una de las cosas que más influyen en si nuestro hijo duerme o no duerme bien es precisamente la actitud que tomamos ante esta situación. Debemos de mantener siempre la calma, de forma que el niño no se altere.

Si tu hijo se despierta por la noche tienes que mantenerte tranquilo y darle los cuidados con más calma de lo habitual, intentando usar luces tenues y tener un tono de voz suave. De esta forma el niño no se alterará y le será más fácil volver a conciliar el sueño una vez termines de darle cuidados.

Cada bebé es un mundo

Lo que también debes de tener en cuenta es que cada niño es un mundo, por lo que tómate tu tiempo para entender a tu hijo y no pierdas la perseverancia para intentar que duerma adecuadamente por las noches.

Poco a poco te irás conociendo cuáles son los hábitos del bebé, cómo se comunica, y todos estos detalles te ayudarán a que al final del día te sea mucho menos difícil hacer que concilie el sueño.

Eso sí, recuerda que si algo te inquieta lo mejor es que consultes con el pediatra.

Deja un comentario

Soy Zana, al marcar esta casilla consientes que gestione tu información personal para mantenerte informado de las novedades de mi web. No cederé tus datos a nadie y puedes darte de baja en un click. Más información en la política de privacidad de mi página.

dieciocho − once =