Sello de Calidad: Fisherprice

Pues gracias a Madresfera he tenido la oportunidad de probar dos juguetes de Fisherprice y no puedo sentirme más feliz porque era justo lo que necesitaba. Son cosas que tenía ganas de probar, pero que no sabía si me iban a funcionar o no y ante la duda, pues no me decidía. Vamos a empezar por:

Gimnasio-piano pataditas superaprendizaje (Enlace)

Con Niño Fúturo adquirimos algo parecido, pero había que dar unas patadas muy fuertes para que sonara el piano y por ello no estaba muy decidida a comprarlo de nuevo. ¡Pero qué diferencia!

Bebito Fúturo tiene 2 meses recién cumplidos y desde que le he puesto, no ha tenido ningún problema en sacarle sonidos al gimnasio-piano pataditas. Se sorprende mucho de los sonidos que realiza con sus patadas y no para de repetir. Me sorpende que a esa edad le guste tanto jugar con algo así, pero realmente le fascina.

El arco con sus juguetitos también le gusta. Todavía es pequeño para alcanzar los juguetitos que cuelgan, pero le tranquiliza verse en el espejo y se sonríe a sí mismo.

Ahora que lo he podido probar, me encanta. Me lo pongo en la habitación donde estudio y lo dejo en el suelo tranquila mientras se entretiene a sí mismo. No aguanta demasiado, pero un rato está ahí recibiendo estímulos que le tranquilizan. Después se duerme bien estimulado y puedo estudiar mucho más rato.

Móvil Ositos Voladores (Enlace)

Con Niño Fúturo el móvil fue todo un éxito, fue el más sencillo del mercado (y se rompió). Así que quería repetir con Bebito Fúturo sí o sí y desde luego que éste ha sido la grandísima opción.

Los ositos son muy graciosos (aunque él no diferencia todavía entre los objetos que le cuelgan), pero sí que sigue el movimiento de los ositos. No lo hemos puesto en la cuna más que para probarlo para esta crítica porque todavía duerme en el cuco a mi lado o colechamos, pero el ratejo que ha estado, quizás por la novedad, ha sido curioso verle seguir los ositos girando.

Me encanta que el proyector sea independiente, como ya he dicho, todavía no usamos la cuna. Poder ponerle el proyector con la música y las luces me ha flipado a mí. Y a Bebito Fúturo le embelesa un ratejo también (todo lo que puede aguantar un bebé de dos meses). Pero lo que me ha dejado ya encantada del todo es que tiene mando a distancia.

De esta manera, cuando estudio y Bebito Fúturo se despierta de su siesta, le entretengo un ratillo con el proyector sin tener que levantarme de la silla.

Las características dicen que es hasta los 5 meses, pero con mi experiencia con Niño Fúturo estoy segura que lo usaremos más tiempo.

Deja un comentario

18 − 13 =