Verano 2019 con mis niños

Pensaba que podría haber aprovechado más con el blog durante este tiempo, contaros cosas chulas que hacemos y que vemos (os he contado cosas chulas con las que jugamos), pero una vez más el tiempo nos ha engañado. Los días parecían largos, pero el mes se hizo corto… y los dos meses y medio han acabado pasando en un suspiro. Así que os cuento de principio a fin cómo ha sido este verano 2019 con mis niños.

Al Principio

Reconozco que al principio todo parecía un infierno. Niño Fúturo tenía unas rutinas en el colegio que en casa, con Bebito Fúturo, eran difíciles de compaginar. Cada uno tenía unas exigencias muy propias y una forma de ser muy particular. Bebito Fúturo parecía más feliz con la compañía perenne de su hermano, pero a mí el tiempo no me daba para darle a cada uno lo que exigía.

Creía que sería así todo el verano. Uno imponiendo sus tiempos de siesta, comidas, ganas de explorar el mundo y el otro con lo mismo. Compaginarlo era hacer malabares y la casa se me caía encima. No porque me pasara el día ahí metida, si no porque no había manera de meterle mano para limpiar, ordenar, cocinar o cualquier tarea que se os ocurra. Ambos exigían de mí una cantidad de energía que yo no conseguía reponer por las noches.

Fueron unas semanas terribles, de verdad. El cansancio era supremo y eso no ayudaba a estar a gusto con nada. Papá Fúturo seguía trabajando, aunque no de Sol a Sol, sí que salía por la mañana todavía en la noche. Lo cual hacía que exigiera su hora y pico de siesta para reponer sus fuerzas también. Yo me sentía desbordada y no hacía más que desear la rutina de vuelta.

A mediados

Bueno, todo cambió bastante cuando Papá Fúturo también disfrutó de unos días de vacaciones. El cuidado del hogar y de los niños era compaginable. Cuando uno se quedaba con los niños, el otro preparaba algo de comer, recogía la casa. Incluso hubo varias veces que todos limpiábamos en casa.

Este hombre tiene mucha maña para hacer limpiar a los niños. Yo me veo desbordada (seguramente por la falta de descanso que no es ayuda para la paciencia) enseguida. Él le enseña a Niño Fúturo a llevar la ropa a la lavadora, a recoger la mesa, a poner cosas en su sitio. Yo no me apañaba, siempre le gritaba porque enseguida perdía la paciencia.

Bebito Fúturo se le veía mucho más feliz cuando estábamos todos en casa, se le notaba en la cara. Creció de golpe muchísimo y Niño Fúturo parece que comprende los cuidados que necesita. Pocas peleas había entre ellos, aunque Niño Fúturo reclamaba territorio.

A finales

Y ahora que estamos a escasos días de comenzar de nuevo el curso escolar estamos totalmente sincronizados. Reconozco que echaré de menos en mi día a día a Niño Fúturo. Sus besos y abrazos constantes, su búsqueda de amor y entrega desinteresada del mismo. Sus preguntas constantes sobre cómo funciona el mundo… Sus negociaciones. Bueno, a todo él, ¿para qué nos vamos a engañar?

Ahora ya tenemos rutinas para salir a hacer recados, un ratito de parque, ir al supermercado. Ya no me desbordo entre las obligaciones y los niños. Dos meses he tardado en tener una buena rutina familiar. Y ahora que por fin la tengo, ¡empezamos de nuevo el curso!

Hemos tardado, pero lo hemos conseguido. La experiencia nos ha unido más como familia y me encanta haber tenido este verano 2019 con mis niños para poder ofrecerles a ellos un hogar de amor (poca paz…).

Avances de Bebito Fúturo – 11 meses

Iba a hablaros sobre nuestra experiencia, no muy buena, en la vacuna con la enfermera, pero ya está resumida en la frase anterior. Lo cierto es que Bebito Fúturo va a un rápido vertiginoso y quería reflejarlo.

Esta misma mañana ha dado sus primeros pasos (agarrado de la mano), pero en el suelo. Hasta ahora te obligaba a sujetarle de pie y de vez en cuando daba un paso para adelante, lleno de orgullo y satisfacción. Pero hoy el recorrido ha sido más largo y para mí está siendo una grandísima experiencia. Os recuerdo que Niño Fúturo lo hizo a los 22 meses, así que este paso que fuera tan pronto en el pequeño me deja mareada ante la vertiginosa idea de lo rápido que puede pasar el tiempo.

Los pocos bebés que nos hemos cruzado de 12 meses ya caminan totalmente autónomos, pero me sigue sorprendiendo su velocidad y ganas de superarse.

Hace unos días ha aprendido a dar besos. Lo primero que ha besado a propósito ha sido a la rueda del andador, pero enseguida ha pillado la idea de besar a las personas. Aunque besar cosas está también muy bien. Hace un muack y se queda esperando la reacción semi-histérica de su madre feliz. Así que repite hasta que se cansa de escuchar a su madre, que suele ser al quinto o sexto beso. Y cuando está muy aburrido, besa a su madre y ya tiene diversión semi-histérica para rato.

Esta mañana yo estaba muy cansada, como es habitual. Me estuvo golpeando y dando patadas sin resultado del puro agotamiento que tenía. Así que me dio unos besos en el brazo y voilá, ya me tenía babeando a su lado.

Por lo demás, seguimos a la espera de que le salga algún diente. Sospechamos que deben molestar porque hay veces en los que su reacción es exageradamente exigente, pero por lo general lo lleva bien. No babea demasiado, no tiene heces muy ácidas (algunos días sí) y los días en los que está más inquieto, pues se sobrellevan. Ya le saldrán.

Es muy expresivo, sabe lo que quiere y va a por ello. Aprendió a saludar y como ya sabe hacerlo, ha dejado de hacerlo porque no siente la necesidad. Igual que lo de señalar y demás, pero eso no quita para que te agarre el dedo, lo ponga en posición, también la otra mano y se levante cuando quiere. Te llama a base de bufidos y si está generoso, pronuncia unas sílabas para ver tu alegría.

Parece, en general, feliz.

Probamos Stikets

Cuando Niño Fúturo empezó la guardería y vimos todo lo que había que marcar no dudamos en probar Stikets. Fue muy recomendada en las redes sociales y me gustaba la marca, la verdad. Así que le preparé unas cuantas sencillas etiquetas que nos han servido durante todo su paso por la guardería.

Ahora con la siguiente vuelta al cole he tenido la oportunidad de probar las novedades y me he encontrado con bastantes diferencias. Para no enredar sobre cómo era antes y cómo es ahora, sólo os voy a decir que todo está repensado y tiene novedades chulísimas. Quizás antes sí es cierto que tenían más variedad en el diseño, pero hay cosas que han mejorado muchísimo.

Nos ofrecieron para probar el Pack Temático de Stikets donde ya te viene todo lo que pudieras necesitar. Es lo mismo que compramos aquella vez y sabiendo que nos hará poco más falta, pues repetimos la experiencia. Aún así, si prefieres seguir teniendo la posibilidad de personalizar más las pegatinas o no necesitas todo lo que tiene el pack, tienes variedades para comprar cosas que te convengan más. Por ejemplo el sello personalizado o hacerte tus etiquetas con tu propio diseño.

Como os digo, la posibilidad de diseñar el pack respecto a la vez anterior se ha reducido, pero tiene otras novedades. Por ejemplo, la plaquita con el nombre y el teléfono tiene un código bidi que al escanearlo con el móvil te aparece la siguiente pantalla:

Y viene dentro de una carpeta que está muy bien organizada como podéis ver:

Los dibujos son muy monos y se lee muy bien el nombre. Ahora vienen dos papeles cebolla para planchar las etiquetas de la ropa. El diseño de las pegatinas es más acertado en su tamaño. Antes sobraba bastante espacio, mientras que ahora tienen un tamaño adecuado con la letra.Además, algunas etiquetas de ropa ahora también llevan el número de teléfono.

Bueno, todo esto lo podéis ver por la web. Mi impresión es muy buena. La calidad es más que decente y la presentación y las novedades me han sorprendido gratamente. Por el precio que tienen merecen la pena.

Oferta Liquidación de las Copas Menstruales

Lo he anunciado por todas las redes sociales, pero por aquí no lo había puesto y creo que hay personas que han entrado para buscarla. Así que dejo aquí también toda la información porque es exclusiva.

Como dice el título muy bien, estoy liquidando las copas menstruales que tengo. Principalmente por motivos económicos, necesito deshacerme del stock que tengo y para ello las tengo a un precio muy especial:

Para conseguirlas, podéis escribirme por correo electrónico directamente o por cualquiera de las redes sociales que tenéis en el panel (Facebook, Instagram, Telegram, etc.). La asesoría para elegir talla está incluída en caso de hacer falta y si no os va bien la copa, también tengo compresas de algodón.

Os recuerdo que las copas tienen una duración media de 10 años y os convendría siempre tener una de repuesto por si se pierde en esas vacaciones a la playa o se las come el perro (sí, ha ocurrido). Aprovecha ahora la oferta. No la vas a encontrar a mejor precio (bueno, sí, por aliexpress. ¿Nunca os he dicho que la he probado y está totalmente fuera de mi recomendación?).

En cualquier caso, hay copas de las que ya me he quedado sin stock. La gama y variedad es bastante amplia, os recomiendo, como mínimo, preguntarme. El trato es de tú a tú, no tengo ganas de complicarme la vida. Puedo ser muy profesional, pero al precio que las estoy vendiendo, eso no está pagado. Seguiré siendo profesional, pero sin florituras. Entendedme… Os estáis ahorrando 7,50 € del precio original y en algo se tiene que notar, jajaja.

La oportunidad es única y según me deshaga de las copas, termina el negocio. La ventaja, te lo aseguro, es más para ti que para mí.

Novedades Laborales

Cuando publiqué el último post, al poco tiempo (todavía estaba al PC) recibí un mensaje por WhatsApp de una compañera de la academia reenviándome un archivo que decía algo así como “Aprobados 2º Examen…” y no pude leer mucho más. Se me paralizó el corazón. Escribo este post porque necesito sintetizar mis emociones que todavía van desbocados al galope de las sensaciones y poniendo palabras a ese momento quizás consiga serenarme y respirar tranquila dentro de lo que cabe.

La inspiración para escribir posts nuevos estaba ausente y sentía que había pasado mucho tiempo desde el anterior. Así que un rato que por fin encontré para escribir algo puse una pequeña reseña de un libro que ha sido importante para mí. Después de darle a publicar iba a empezar a averiguar cómo cobrar el subsidio por desempleo con cargas familiares porque al día siguiente era el último en el que tenía derecho a la prestación de desempleo contributiva. Los ánimos, como os podéis imaginar, estaban por debajo del subsuelo. La angustia la respiraba en cada inhalación. El llanto estaba al borde de los ojos…

Y recibí un archivo… Sólo leí lo que os he comentado arriba: “aprobados 2º Examen” y pensé que era broma. Así, tal cual. ¡Tenían que hacer apertura de plicas! ¿Cómo iban a publicar la lista de los aprobados directamente? Y, según me daba cuenta que podría serlo… ¿Estaré en esa lista? Me empezó a temblar toda la mente, en la medida en la que esto era posible, claro. Sentía el corazón paralizado. Mi mundo iba a cambiar en ese momento, para bien o para mal. Podría ser la mejor noticia del año como podría ser la peor noticia del año, no había término medio.

Entré en el documento y efectivamente era lo más esperado desde mi pasado cumpleaños que hice el examen. Le di al buscador y empecé a escribir las cinco primeras letras de mi segundo apellido, que era bastante poco común. Y esperé un segundo (que en mi mente parecía una eternidad) para ver si había alguna coincidencia… Y sí, había una coincidencia. El corazón, si no estaba lo suficientemente paralizado, se me paralizó del todo.

No sé cómo, porque me temblaba todo el alma, conseguí darle a ver la coincidencia. Y de forma un poco borrosa conseguí entreleer mi nombre. Volví a mirar, porque lo único que vi es que parecía tan largo como debería aparecer mi nombre. Y todavía un poco en shock, leí mi nombre. La noticia todavía no impregnó mi mente y lo siguiente que hice fue avisar mediante mensajería instantánea a Papá Fúturo de que había aprobado. No me salió llamarle, no quería molestarle, sólo que había aprobado.

De la misma manera, lo publiqué en stories de Instagram… No sé, pero nadie mejor que otros opositores sabrían acompañarme en ese momento. Así que despeinada y en bata, di la noticia a mi querido público que pasó conmigo las noches en vela estudiando. Sólo podía decir: “He aprobado, he aprobado, he aprobado”. Creo que intentaba que el mensaje me llegara a la mente, porque no me lo podía creer.

Luego empecé a contárselo a todos los que han estado pendiente de mí durante este tiempo. Y en mi mente estaba continuamente el “He aprobado, he aprobado, he aprobado”… Algo dentro de mí decía que se lo dijera a todo el mundo a ver si alguien me lo desmentía y me confirmaba que era una broma, de mal gusto, pero una broma.

Voy a ser funcionaria de carrera, sin ser interina, en la primera convocatoria de oposición que me apunté y que he intentado sacármelo, después de quedarme embarazada, dando a luz el mes del examen… Indudablemente el mensaje de todo esto es que SÍ SE PUEDE. Sí se puede sacar una opo siendo mami y a la primera.

Ahora ya, a ratos, se me vienen muchos otros pensamientos a la cabeza. Tendré que dejar a Bebito Fúturo en la guardería… es el primero. Pero trato de animarme con todos los derechos que voy a ganar… Voy a cobrar trienios, puedo hacer promoción interna, voy a tener un buen horario. Lo que cobre de subsidio ahora es todo lo que cobraré el resto de mi vida. Aunque los robots se hagan con puestos de trabajo, a mí no me podría afectar (sí, soy así).

Toda la familia va a ganar mucho en calidad de vida. Nos quedan unos meses difíciles, de apretarnos muy fuerte el cinturón. La verdad es que esta parte me hace sentir todavía intranquila. No sé cuándo empezaré a cobrar el sueldo, apenas sé cuánto… y hasta ese momento, no podemos permitirnos gastos que no sean imprescindibles. Pero después, sin fliparnos, tendré la vida laboral que siempre he deseado.

Creo que eso es lo que todavía no consigo asimilar. Cuando yo era pequeña y el mundo me preguntaba qué quería ser de mayor, mi respuesta interior era “me da igual, sólo quiero vivir tranquila con lo suficiente para subsistir”. No fui especialmente ambiciosa nunca, quería una vida feliz con poco. Y haber conseguido esto es cumplir mi sueño. Y no es un sueño tampoco fácil. Aunque no sea ambiciosa, tener la tranquilidad de no ser despedida del trabajo con lo suficiente para vivir lo considero un absoluto lujo. Sobre todo después de mi experiencia siendo despedida en una empresa donde me creía, más o menos, valorada.

Tengo muchos proyectos en mente. Ahora puedo hacerlos desde la tranquilidad de disfrutar de ellos sin la presión de que sean el fruto de mi bienestar económico. Los haré porque quiero un mundo mejor y no dependo de esos proyectos para que mi mundo sea mejor.

Novedades Abril 2019

Tengo que contar y poneros al día de muchísimas cosas que han pasado en nuestra pequeña familia. Esta semana hemos tenido que acudir a varios especialistas y bueno, para resumirlo he decidido llamar este post así, un poco genérico. “Novedades Abril 2019”, que parece que os voy a ofrecer productos o cosas así, pero no. Os voy a contar cosas que han pasado en esta familia.

Visita al Cardiólogo de Bebito Fúturo

Bebito Fúturo está bien, pero resulta que una vez que fuimos a urgencias por un catarro que nos hacía temblar cuando no había cumplido el mes, el neonatólogo de urgencias nos dijo que parecía tener un soplo en el corazón. A ver, no somos catastrofistas ni hipocondríacos, pero tosía mal y por eso fuimos. Nos dijeron que hicimos bien, que no parecía ser nada, pero que fuera al cardiólogo.

Nos lo dijeron en una época en la que ya estábamos visitando mil especialistas. Que si parecía que tenía ictericia, que como había nacido por debajo del percetil 3 estaba perdiendo peso… Bueno, no os quiero ni relatar esa época infernal. No queríamos ir, también, al cardiólogo, pero nos tomamos muy en serio las recomendaciones médicas. Así que fuimos…

Una vez allí, le hicieron electrocardiograma, le ecografiaron el corazón y nos dijeron que no parecía ser nada más que un soplo normal de bebé recién salido. Pero que, por precaución, fuéramos en seis meses. Y ésa es la cita de la que os vengo a hablar después de esta larguísima introducción.

El diagnóstico que nos dio esta vez el cardiólogo era un foramen oval permeable. Por lo visto no tiene mayor solución que el esperar que desaparezca, así que nos dijo de volver en 9 meses. Buscando información parece que es algo más común de lo que parece, incluso hay personas a quienes se les detecta siendo muy adultos. No tiene relevancia en su vida, así que ya veremos.

Visita a la Pediatra de Bebito Fúturo

No fuimos a la revisión de los 6 meses, coincidía con mi examen de oposición y nuestra pediatra es laxa con las fechas, así que esperamos. También coincidía con la vacuna Bexsero. Era la revisión de niño sano y Bebito Fúturo ya estaba controlado en mil facetas. Fuimos con 7 meses y no pasó nada.

Tal como nos esperábamos, pues está sano, está fuerte, crece y no parece tener más cosas de las que ya tiene, que no son pocas. Nos preguntó por lo del cardiólogo, aunque lo veía también en su ordenador. Es más, curiosamente hablamos más de cosas de Niño Fúturo que de Bebito Fúturo.

Se sorprendió mucho al ver que ya se mantenía sentado bastante tiempo, que sonreía bastante, que hablaba un buen rato. Cuando le cogió, vio que casi se quería mantener de pie muy bien. Vio que ya empezaba a mostrar signos de crisis de ansiedad por separación… vamos, que se nos pasa de frenada.

Nos recomendó avanzar más en la alimentación complementaria. Y es que claro, al ver que no quería comer y no ponía mucho interés por tragar, es cierto que me dejé llevar por la vagancia. Teta y si pillaba algo del pan que le dábamos, pues ya está. Pero nos dijo que es un pequeño entrenamiento, si no lo hace, no lo hará. Así que le hemos hecho caso a nuestra manera. Y en tres días confirmo que ya come mucho más y mejor.

Visita a la Endocrino de Bebito Fúturo

Aquí podría estar hablando durante horas del principio de nuestra aventura con la endocrino. Pero sólo os voy a decir que ya he perdido la cuenta de las analíticas que le han hecho a mi bebé de 7 meses. Tiene hipotiroidismo y con la edad que tiene, afecta a su desarrollo y como se desarrolla muy rápido, hay que controlarle mucho.

Un poco en resumen. Si la medicación no hay que cambiársela (el mejor de los casos), la analítica se hace a los 2 meses para seguir controlando. Si la medicación hay que ajustarla (lo más común dado que crece), la analítica para confirmar que es la dosis justa es a las 3 semanas. Y así andamos, de pinchazo en pinchazo. Sólo quiero llorar de recordar las veces que le pinchan.

Pues, como en la mayoría de los casos, ha habido que reajustar la medicación. La vez anterior se quedaba corta y esta vez se pasaba, así que esto es un sinvivir del que espero olvidarme algún día. A él le vemos crecer bien, así que esto es lo que necesita.

Valoración de Orientadora de Niño Fúturo

No sé si os lo he llegado a contar, pero el año pasado nos llamaron de la Orientación del centro a petición de su tutora. Consideraba que el desarrollo social de Niño Fúturo no era el correspondiente a su edad y dado que los hitos de crecimiento suyo fueron muy tardíos, se temía un problema. En esa entrevista la orientadora sólo quería saber qué percibíamos nosotros desde casa. Le conté muchas cosas que no veía normales en mi hijo, pero que no sabía hasta qué punto no lo eran. La conclusión es que le valoraría en un futuro la posibilidad de que Niño Fúturo tuviera Altas Capacidades.

En la última tutoría, su tutora (otra distinta) no hacía más que alabar las cualidades extraordinarias de Niño Fúturo y le comenté la conclusión de esa cita con la orientadora. Dijo que lo hablaría con ella y que se valoraría. Así que así se hizo…

Y en esta estrepitosa semana de citas médicas teníamos el resultado de esa valoración. Nos dio mil vueltas y parece que se confirma la posibilidad de que sea Altas Capacidades. Una sorpresa que fuera detectado con 4 años, pero aún así prefiere ser precavida. Como el resultado está un poco al límite y el margen de error es algo amplio, nos ha sugerido derivarle a Atención Temprana más adelante. Cuando el margen de error se reduzca a 2 puntos como máximo, dentro de 2 años.

Todavía me tengo que reponer de la noticia, evaluar la afectación familiar. Además, a quien se lo decimos parecen considerarlo como algo fantástico. Yo sólo veo que es una característica de mi hijo que habrá que tener en cuenta. Ver la reacción de la gente me hace pensar en cómo reaccionarían si el diagnóstico fuera que tiene Necesidades Especiales…

Después de opositar

Una hoja en blanco… un millón de emociones, un sinfín de aprendizaje, un hijo, nuevas experiencias en mi maternidad.

Se me agolpan las emociones, lo siento. Quería hacer una superentrada en plan “¡¡Ya estoy aquí y vuelvo con todo esto!!”, proyectos que poco a poco espero tomen forman y formen parte de esta web, de este blog, de esta personalidad, de esto… Mi último post fue un sello de calidad y mi hijo está a punto de cumplir 7 meses. Antes de eso hay poco más, la verdad. Apenas anuncié mi embarazo y no os conté nada de cómo evolucionó. Os conté el parto y poco más. Me siento defraudada conmigo, pero creo que todo tiene solución.

Quiero volver poco a poco, convertir de nuevo mi blog en mi refugio. Haceros partícipes de mis enseñanzas personales, de lo que veo, de lo que aprendo, de lo que siento y de lo que pienso, como siempre he hecho, pero desde ahora. Desde la persona que ha opositado y todavía no tiene plaza (probablemente vuelva a opositar). Pero no es la primera vez que he desaparecido durante una temporada y aquí ha estado este rincón del mundo, un pequeño pilar para sostener todo lo que quiero transmitir.

Tengo que cambiar el logo del blog, hace casi 7 meses que no estoy embarazada. Probablemente aproveche para darle una vuelta de tuerca a toda la imagen. En fin, que tengo mucho trabajo y esta vez pienso volver bien, poquito a poco, sin dejaros nuevamente en ascuas. Tengo que replantearme el mundo del podcast y esta vez ya desde cierta experiencia, sin experimentos.

En fin, estoy volviendo. Me siento abrumada, dentro de mí nace el síndrome del impostor de nuevo. Pero ya he pasado por esto antes, así que a coger la ilusión que tengo por hacer de este rincón de internet nuevamente mi hogar de internet. Sabiendo de antemano todas las posibilidades que hay, dando vida a cosas que ya siento dentro.

Bueno, que me enrollo. Estoy volviendo…

Si os tengo que contar algo de esta etapa pasada es que para mí, en mi vida, la maternidad me ha enseñado a valorar la vida y la oposición me ha enseñado a valorarme a mí.

Oposición en la Maternidad y Embarazo (Desahogo)

Llevo mucho tiempo pensando en lo abandonado que tengo el blog. En el sacrificio que estoy haciendo por mi futuro laboral respecto a todas mis emociones. No puedo decir que nadie me lo haya advertido, todo lo contrario. Nunca me he decidido a opositar porque sabía que tendría que abandonar las cosas que me llenan.

Al principio pensé que no tendría porqué. Que bien organizada y con la vida bien estructurada podría compaginar el blog, el embarazo y la oposición (¡incluso las amistades!). Pero luego llegó la realidad y me obligó a reconocer la equivocación. Sobre todo porque había unos ingredientes que se me habían olvidado: la pareja y la maternidad.

Mi día a día hoy en día es un cúmulo de cosas por hacer sin parar. Si no es por la oposición (a la que le dedico más tiempo que a ninguna otra cosa), es el embarazo (con sus analíticas, sus visitas para controlar, sus achaques), pero también hay que sumarle un hijo de 3 años que reclama (y no se lo voy a echar en cara, para nada. Fue mi deseo tenerlo, no el suyo nacer) y una pareja muy responsable del hogar con muchas horas de trabajo diarias.

Y esto último, que siempre damos por descontado, es quizás lo que más debemos valorar. A la pareja, que te ayuda a sostener ese equilibrio delicado entre el estudio y tu vida, que pertenece a la parte ésa que se podría llamar “vida”. Y que también necesita su rincón de tu existencia (¡¡y que se la merece!!). Gracias a él seguimos emitiendo el podcast de Supervivencia en Familia, si no, también sería algo abandonado (Enlace: AQUÍ).

Opositar es tan duro como me lo imaginaba y mucho más. Igual que la maternidad. Me la imaginaba dura, pero es mucho más dura. Espero que de la misma manera, opositar tenga finalmente también su recompensa. Pero en la maternidad la recompensa la recibes en el día a día… Esa sonrisa de tu hijo/a, ese “¡Mamá!” que dice en realidad “no sé vivir sin ti”, esa búsqueda continua de tu aprecio… Mientras que la oposición es una recompensa que recibes al final, y con suerte. Pero también… no tendrás que volver a coger un libro si no quieres.

No sé si os habéis dado cuenta, pero esto es un post desahogo. Llevo unos días muy preocupada por lo que pasará si no apruebo, por lo que pasará cuando se me acabe el dinero, por lo que pasará cuando nazca Futurito Bebito, por lo que pasará… Pero la realidad y mi Carpe Diem siempre me obligan a volver al presente y aprovechar el momento. Necesito compartir para desahogar, así que aquí estoy, sacando mierda de mí para reequilibrar lo que parece roto.

Sí, yo también me rompo, yo también me caigo… ¡¡Pero me levanto!! Y sigo estudiando en el día a día.

Para ser fuerte, hay que sentirse débil y afrontarlo, aceptarlo y superarlo. No me voy a rendir por muy difícil que me está resultando opositar. Yo también lloro por las noches antes de dormir preocupada, pero después de descansar me levanto y sigo esforzándome porque de lo contrario… sólo me habré caído. Y eso algo que no pienso repetir.

Ya me caí una vez y me quedé caída mucho tiempo. Me levantaron y seguí caminando y por esas personas que me levantaron en el momento que he necesitado me he prometido que me levantaré todas las veces que haga falta.

(Estoy sacando sentimientos sobre los que no pensaba escribir…)

Quiero volver al blog, pero necesito priorizar. Y me he dado cuenta que las prioridades a veces también son complicadas. Siempre, y desde mucho antes, mi máxima prioridad es mi Familia. Pero… en mi situación actual, me he dado cuenta que para tenerla bien necesito el colchón del bienestar laboral-económico. Por eso opositar es tan importante ahora para mí, porque me dará esa despreocupación, que podré dedicar por entero a las particularidades individuales de cada miembro familiar para ser quien les ayuda a equilibrar su emociones para que encuentren su felicidad, que será la mía.

Pero ahora la que necesita apoyo soy yo, la que necesita tiempo soy yo, la que tiene que aprobar su oposición soy yo. Mientras vivo sumergida en una vida familiar con un hijo de 3 años y un bebé arco iris en camino que no tienen la culpa de mis preocupaciones.

¿Y por qué oposito? Decidme una empresa privada que acepte bien la maternidad y el embarazo que quiera contratarme… No pido un sueldazo ni unas condiciones imposibles, sólo quiero una vida laboral que me permita vivir y que me valore. Puedo aportar muchísimo, pero si no acepta mi condición familiar… (que a veces se llama “horario de mañana”).

Bueno, podría no parar de hablar, creo que por hoy lo dejo aquí y lo publico sin podcast porque entonces no lo publicaría nunca. Volveré… veremos a ver si llorando o celebrando.

#MBDay18 Mi Crónica

Si no conocéis el #MBDay18, os informo que se trata de una jornada de blogging realizado por Madresfera. Una comunidad de blogs sobre maternidad, paternidad y familias. Incluyen una gala de premios de diferentes categorías. Pero os insto a asistir a esta jornada (que se celebra anualmente) tengáis blog o no, porque el amor que acompaña todo el evento es increíble.

Cómo ha sido el #MBDay18

Bueno, la jornada, en su resumen, podéis encontrarlo en la página de Madresfera. Encontraréis información detallada de las charlas que se han impartido. Incluso en su podcast “Buenos días, Madresfera” tenéis muchísima info al respecto. Y en breves, incluso podréis ver las charlas en diferido.

No voy a reinventar la rueda. Las charlas han sido increíbles, motivadoras, inspiradoras, de todo. Son tanto para blogs que ya tienen una trayectoria y una experiencia, como para quien se está planteando abrir su primer blog. Da lo mismo, algo de aprendizaje te llevas. Aprendes tanto y sales con tantas ganas de mejorar el mundo, que merecen la pena estés en el nivel en el que estés.

Y la gala de premios… Pues como todas las galas de premios es un mar de lágrimas emotivas. Si no es porque conoces al ganador, a los finalistas, es porque el discurso que dan te toca la patatita. Yo ya me llevé el premio con las menciones que recibí en el blog de Marta Rivas Rius y en el de Papá Montessori, con eso me doy por ganadora (aunque no llegué ni a finalista).

Cómo viví el #MBDay18

Tengo dos maneras de contároslo, cronológicamente o por prioridad de emociones. Creo que lo voy a hacer de la primera porque es la manera más lógica de poder contar una jornada, ¿no os parece?

Antes del evento

Había quedado con la maternidad today para ir juntas. Ella quería desayunar con la gente antes del evento. Vivimos relativamente lejos. ¡¡Me hizo madrugar a las cinco de la mañana para ir juntas!! Nunca había madrugado tanto para nada, en ningún trabajo, ni nada. Así que bueno, sonó el despertador y entre domida y emocionada, me encaminé al encuentro. Al salir de casa me encontré con copos de nieve cayendo del cielo… Pero el viaje acompañada fue mejor.

Cuando llegamos, nos encontramos con algunas personas en la puerta. Ahí estaban Marta Rivas Rius y Mamá Sin Red listas para desayunar. Se nos juntaron poco a poco más gente, si no recuerdo muy mal, Josevi Baeza, Zora Groothuis, La Quiles, Locas Madres Murcianas, Born To Be Pank, Las Aventuras de Mamá Pingüino… De repente, descontrolé. La cantidad de gente que empezaba a haber me estaban provocando cierta ansiedad. Empecé a saludar como la novia de una boda, sin saber a quién había saludado y a quién no.

En serio, saludaba y saludaba, y sentía cómo la ansiedad en mí estaba haciendo que tuviera lapsus tras lapsus. También es verdad que la tripa llevaba un día y pico teniendo pinchazos que estaba ignorando. No me quería preocupar por ello, pero un runrun en la cabeza había. Así que me debatía entre dejarme llevar por la ansiedad o mantener la calma. No sé cómo, estaba casi equilibrada.

Durante las charlas

Una vez hecho el “check in” y entrado en la sala donde se impartirían las charlas, la gente se iba sentando. Me habían reservado un sitio (porque yo seguía saludando), pero cuando fui a hacerme con él… Me lo habían quitado. Y todos los sitios cercanos a la gente que me lo estaban guardando, estaban ocupados. Por cierto, tuve el placer de conocer a Embarazo y Fertilidad. Vi sitio libre en la primera fila, y ahí me planté.

En mi experiencia del año pasado sabía que sentada en medio iba a estar sin parar de saludar (lo cual mola) y viendo cómo el resto se saludaba mientras intentaba delucidar si conocía a alguien de los que estaban saludando. Y las charlas, pues… siendo tan interesantes, se quedaban casi a medias. Así que agradecí estar tan cerca y poder atender bien a quienes las impartían. Mereció mucho la pena.

Las comidas

Había dos ratos entre unas charlas y otras. Un ratito de desayuno y otro ratito de comida. Que eran los ratos en los que seguías saludando. Y no sólo saludabas, también conocías a gente nueva.

Pude saludar a Gema de Gemelos al Cuadrado, a Tere de mi Mundo con Peques, a Paula de Amor Desmadre, a Sonia de O mundo au reves, a Criando Pulgas, a Chibimundo, a Reiniciacc, a Sunne… ¡¡¡a un millón de personas!!! Me siento fatal porque no os puedo mencionar a todas. También estuve con Nanoc. Ay, si me da vuelta en la cabeza toda la gente. ¡¡Y todos tan maravillosos con tanto amor!!

Me llevé mucho amor. Amor a raudales, con cariño, con abrazos, con todo. Si es que todavía se me saltan las lágrimas con todo lo que pude abrazar, besar, etc.

También había varios concursos y sorteos de las marcas patrocinadoras en las que participé. Y hubo una feria del libro madresférico donde podías comprar libros sobre maternidad y paternidad y que los autores te lo firmaran. Yo quería unos cuantos, pero no tenía presupuesto y no pude adquirir ninguno. Me sentía fatal, los quería todos… pero hay que ser realista y si no se tiene, no se puede tener.

La despedida

Pues llevaba, como dije al principio, varias horas (dos días) con pinchazos en la tripa. Pues cuando me levanté de la silla al final, flipé. ¡La tripa me había crecido! En serio, me lo estaba imaginando, pero puedo confirmar que los pinchazos eran porque el útero se estaba ensanchando. Así que entré por la mañana con una tripa fofa de gorda y salí por la noche con una tripita de preñi.

Entre el madrugón, el embarazo, la preocupación, la ansiedad, la cantidad de amor, los saludos infinitos, lo interesante de las charlas… ¡¡todo!! Estaba agotada. Así que cuando terminó, por mucho que me habría encantado quedarme para una cena con la gente, necesité irme. Y haciendo caso a mi cuerpo, me fui.

Me despedí de quien pude, porque no me encontraba con fuerzas ya para despedir a todos los que había saludado. Pero con unas ganas del #MBDay19 que ni os lo imagináis.

Gracias, Madresfera, por darnos tanto amor y por dejarnos dar el amor a otros.

Test de Helecho a fondo

Hace mucho tiempo, os contaba AQUÍ mi experiencia con la Prueba de Helecho justo cuando me había quedado embarazada del que por entonces era Futuro Bebé. Con el embarazo, el nacimiento, la lactancia y el tiempo, fui dejando poco a poco la prueba definitiva para demostrar si el test de helecho funciona o no. Pero hoy vengo a rescatarlo y a daros mi opinión.

¿Qué es el Test de Helecho?

Os lo cuento también rápidamente en ese post, pero os lo vuelvo a contar por si lo puedo dejar un poco más claro. Es un test de ovulación basado en la saliva. Las diferentes etapas de un ciclo en la mujer tienen diversas consecuencias físicas que se pueden medir de varias formas. Una es el Test de Ovulación más conocido y del que os redacto mi experiencia AQUÍ.

Pero otra forma de medirlo es porque la ovulación produce un aumento en la cantidad de estrógeno y ésta, a su vez, provoca una mayor salinidad en la saliva que se puede detectar fácilmente. Poniendo una gota de saliva seca bajo el microscopio se pueden ver la cristalización de la saliva en forma de helechos.

¿Es fiable el Test de Helechos?

Como todo, depende de cada mujer. Conozco casos en los que los tests de ovulación por orina no detectan la ovulación de la mujer, esto no quiere decir que no haya habido ovulación. Y hay casos en los que una mujer puede tener más estrógenos durante todo su ciclo y no detectar el aumento durante la ovulación, por tanto el test de helechos no sería fiable. Pero en general, sí es algo fiable.

¿Qué ventajas tiene el Test de Helechos?

Lo bueno que tiene es que es reutilizable. Lo compras una vez y puedes usarlo tantas veces como necesites a lo largo de tu vida. Depende de la marca, aseguran una durabilidad mayor o menor. Dado que se trata de un microscopio portátil, se puede arañar y no dar resultados.

Cosa que, por ejemplo, me pasó a mí. El Fertilcontrol que me tocó en el sorteo que os comento en el post anterior, cuando volví a intentar usarlo, sin haberlo movido de sitio en 3 años y sin haberlo manipulado, tratando de guardarlo como se indica, cuando lo volví a coger, estaba totalmente arañado. Os lo enseñé en esta foto de Instagram:

Así que me tuve que comprar uno de mi propio bolsillo.

¿Cómo puedo interpretar el Test de Helecho?

La interpretación es bastante sencilla. Si sólo hay líneas y puntos, no hay helechos, por tanto no ha habido aumento de estrógenos y todavía no está cerca la ovulación. Si empieza a verse helechos, la ovulación podría producirse en breve y sería buen momento para iniciar las relaciones. Y cuando se ven muchos helechos, entonces estamos en esos días, ¡¡a fabricar bebés!!

Mi Experiencia con el Test de Helecho

Igual que la vez anterior, el primer ciclo que lo probé, no conseguí ningún resultado. No había helechos por ninguna parte, aunque el test de ovulación sí había dado positivo. Supuse que algo no estaba haciendo bien, así que decidí darle otra oportunidad al mes siguiente.

Te recomiendan usar una gota algo generosa, sin pasarte, y preferiblemente de debajo de la lengua. Además, no debes usar la primera saliva de la mañana y dejar 2 horas después de la última comida o bebida para usarlo (sí, ni agua). No ponerla con los dedos ni con la lengua y quitarle las burbujitas. Yo empezaba a sospechar que el error estaba ahí, no conseguía poner bien la saliva, que en sí misma requería de una ciencia infusa importante. ¿Qué es una gota generosa, pero no demasiado? Yo intenté cubrir todo el microscopio, pero siempre sin que fuera una gota excesivamente gorda. Y aún así, no me funcionaba. Hasta que un día me cabreé y eché una gota generosa de verdad, con la lengua, sin burbujitas, de debajo de la lengua y, en lugar de esperar los 20 minutos que te recomiendan para que se cristalice (se seque), esperé 3 horas. Pero así, sí pude ver helechos.

Aquí no se ven helechos, sólo puntitos. Era el día 13 del ciclo, la ovulación estaba realmente muy cerca si no estaba ocurriendo ya. Y así lo decía también el test de ovulación.

Por la tarde, volví a poner una gota de debajo de la lengua usando la lengua en el microscopio…

En los bordes se aprecia la formación de unas líneas. ¿Conseguís verlas? En la parte de arriba. Empieza a haber unos pequeños helechos. La ovulación estaba en camino…

Día 14 del ciclo, cuando suelo tener la ovulación normalmente. Como podéis ver, en casi el centro, se aprecia perfectamente la formación de helechos. Y así también lo confirmaba el test de ovulación:

Y al día siguiente, el día 15, era muy obvio que había helechos, como se puede ver en este test. Todo estaba lleno de helechos casi por todas partes, aunque resultaba bastante difícil enfocarlo con el móvil.

Y el test de ovulación también daba un positivo todavía bastante claro:

Conclusión

Puedo confirmar que el Test de Helecho funciona en mi caso. Pero, sinceramente, no me lo habría comprado sabiendo lo que sé ahora. No es un test económico, a pesar de que se puede reutilizar y demás. Como curiosidad para probar, es algo caro. Al precio al que están las tiras de ovulación en tiendas como Amazon (enlace afiliado), no lo dudaría y compraría, por ejemplo, este pack de 50 Test de ovulación (LH) Core Tests 25 mlU/ml 3 mm (es el que me compré yo y, después de varias pruebas en otras cosas que también os enseñaré, me sobraron y todo).

PD: En el podcast hay sorpresa final. Prometo que ha sido totalmente improvisado.