Qué es un Kakebo o el Método Kakebo

Conocí mi primer Kakebo hace unos 3 años. Me pareció un término un poco extraño, pero en cuanto supe en qué consistía, ya me enamoré de los Kakebos y me hice velozmente con uno. Y cuando me sumergí en el método aplicándolo a mi vida… fue increíble. Pero vamos por partes.

¿Qué significa Kakebo?

Su significado más literal traducido al castellano sería “libro de cuentas para la economía doméstica“. Lo creó la japonesa Motoko Hani y su intención era ayudar a las mujeres a gestionar su economía familiar. Es una mujer apasionante, os recomiendo conocerla más profundamente si os interesan las feministas.

Su primera edición es de 1904 y estaba dirigida a mujeres. Su intención no sólo era conseguir ahorrar en todas las casas de Japón, si no también empoderar a la mujer.

Parace ser que lo consiguió y a día de hoy es un imprescindible, a mi parecer, en una economía familiar.

¿En qué consiste el Kakebo?

Es un libro de cuentas donde controlas los gastos y los ingresos del dinero. Pero si queremos entrar en detalles, el método Kakebo va más allá de hacer cuentas, se trata de entender cómo ahorrar.

Su objetivo principal es el ahorro y, según el método, el ahorro real lo consigues si entiendes en qué gastas el dinero. Para ayudarte a comprenderlo parte de la base de que hay Gastos Fijos que no podrás evitar. Y otros Gastos Variables en los que sí puedes ahorrar. Los Gastos Variables los divide en 4 partidas según su objetivo.

Es decir, ¿por qué gastas ese dinero en café? Pues por ocio, porque perfectamente te lo puedes hacer en casa con café comprado en el supermercado y ahorrarte 1 €. Ahorrando 1 € (o más) al día, teniendo presente que no tomamos café todas las mañanas, podríamos estar hablando de ahorrar 25 € al mes. Hay personas que no ganan tanto en un único día de trabajo.

Entrando en profundidad sobre las 4 partidas del Kakebo

Voy a explicarlo un poco para alguien que no entiende muy bien qué es eso de partidas. Es un palabro que se usa en el mundo financiero/económico para referirse al objetivo con el que gastamos ese dinero. Por ejemplo, si gasto 1 € en pan ese dinero tiene el objetivo de “Supervivencia”, por lo que se pondría en esa partida.

¿Cuáles son las partidas del Kakebo?

Como he dicho antes, se divide en 4 partidas básicas que puede ocurrir en cualquier hogar. Supervivencia, Ocio, Cultura, Extras. La verdad es que puede ser muy subjetivo. El cine puede ser Ocio para alguien, pero Cultura para otra persona.

Motoko Hani considera la cultura esencial para cualquier persona y por ello lo ha puesto como una partida aparte. Como para incentivar que cultivemos nuestra mente. Cosa que hace con el propio Kakebo. Porque si sabemos en qué gastamos y cuánto gastamos en cosas que no son importantes, podemos ahorrar.

Otras curiosidades del Método Kakebo

Si me preguntaran por qué triunfa este método, yo diría que es increíblemente completo y, sobre todo, fácil. Te guía para realizar las cuentas en una visualización sencilla y bonita. Tiene la capacidad también de recordar aquellos momentos en los que has ido a tomar un café con tu amiga. Porque debes apuntar todos los gatos, incluso el pan que compras cada día. Por lo que ves las cosas que has hecho.

Y tiene la curiosidad de que te ayuda a ser muy consciente de los gastos innecesarios. Y ése es su gran fuerte. Cuando ves cuánto dinero has gastado en salir a cenar, te planteas dejar de salir. Puedes gestionar tu presupuesto mucho más claramente y hacer de ti un Gran Ahorrador. (Te lo dice una derrochadora nata)

Al final te ayuda a verlo todo con estadísticas que realizas tú mismo con las cuentas que has hecho. Si lo tienes todo apuntado y todo calculado, en una gráfica te plasmas la realidad de tu economía.

Las Cuentas del Kakebo

Si tengo que ponerle una pega al método es que… te obliga a gastar tiempo para hacer las cuentas aritméticas. Y a veces éste no lo tenemos. Con mi primer Kakebo hubo dos o tres semanas que sólo apuntaba lo que había gastado, pero cuando pude sentarme a hacer las cuentas… me había pasado de presupuesto.

Por eso me dije que seguro que existía este método en Excel. Y sí, había cosas para controlar tu economía familiar basado en el método, pero no tan… visual, no tan… pragmático. Así que una buena mañana me senté y comencé a crear mi propio Excel basado en el método Kakebo. Tardé una semana entera en comenzar a tener algo decente. Recuerdo que fue un día de septiembre del 2016. En lo que quedaba de año lo puse en práctica y fui mejorando cosas.

Kakebo en Exel

Y finalmente creé el Kakebo Digital en Excel de Zana 2017. Me llevó mucho esfuerzo, aprendí muchísimo de Excel. Aprendí muchísimo sobre economía familiar. Pero tenía que depurarlo aún más. Después me despidieron y ahora estoy desempleada, por lo que se ha convertido en una herramienta básica para controlar mi presupuesto.

Este año he salido de mi zona de confort y he decidido ponerlo a la venta por una cantidad de dinero más simbólica que otra cosa. Por dos razones, la principal… porque cuando pagamos por algo nos comprometemos con ese algo. Y considero muy importante comprometerse con el ahorro. Pagas por ahorrar, pero va algo más alla… Pagas para que tú te lo tomes en serio.

Por otro lado, también reconocer el esfuerzo que ha supuesto crear el Kakebo. Han sido varias horas de mi vida. He puesto mucho esfuerzo y mucho cariño en que quede bonito y en que sea práctico. Este año he mejorado cosas del Kakebo 2017. Por ejemplo, he eliminado fallos que tenía, he mejorado la visualización, he eliminado gráficas poco funcionales… Creo que me merezco que paguen por mi esfuerzo para valorarme a mí misma, sobre todo ahora que estoy desempleada.

Kakebo Excel 2018

#VDLN Divina Providencia

Sigo estanto un poco… delicada. Pero si me ha dado fuerzas algo, además de la ayuda profesional, de amigos y familiares a quienes agradezco cada una de las palabras que me han regalado, ha sido esta canción.

No he podido parar de escucharla en bucle. Y me he visto obligada emocionalmente a comprar el segundo disco del grupo que no tenía y que es otra maravilla igual.

Os aviso que es Power Metal, pero la letra es… oro puro.

Más información sobre el carnaval, en ESTE ENLACE.

¿Qué me hace ser buena madre?

Quiero recalcar que este post es, sobre todo, opinión personal. No hay un decálogo de la buena madre que podamos seguir para ser esa madre perfecta, porque siempre dependerá quiénes somos, cómo somos, quiénes son nuestros hijos y cómo son nuestros hijos. Es más, ¿existe realmente la buena madre? Yo creo que sí, pero nunca deberemos tomarnoslo como una etiqueta. Todas somos buenas madres y todas somos malas madres.

¿Quiénes somos y cómo somos?

Sí, es algo diferente. Cuando digo “quiénes somos” me refiero a todas aquellas cualidades en nuestro ser que no podemos elegir. Nuestra nacionalidad es la que es, aunque la cambiemos, hemos nacido, crecido y aprendido en un sitio y todo lo que ese sitio tiene como carga social, es lo que define, en parte, quiénes somos. No podemos elegir a nuestros propios padres, con sus propias características, creencias, crianzas, vivencias, experiencias, etc. Eso también nos hace ser quienes somos.

Y el cómo somos es lo que sí podemos elegir. Tengamos que cambiarlo o no, pero podemos elegir cuán amables, sociables, sinceros, honestos somos. Podemos ser una persona distinta a lo que podríamos ser, es decir el quiénes somos no es obligatorio que sea definitivo, simplemente nos hará recorrer una senda hasta llegar al cómo somos más o menos larga o intempestuosa, pero tenemos potestad en decidir cómo somos.

¿Cómo es una buena madre?

En mi opinión, y recalco que es mi opinión, una buena madre no la define otra madre. Yo no soy quién para decir si tú, ni siquiera si yo, eres/soy una buena madre. Mucho menos cómo debe ser una buena madre…

¿Entonces? Pues creo que el único que puede definir a una buena madre es cada hijo. Y con cada, quiero decir que hay tantas buenas madres como hijos para definirlas. Y si eres bimadre, eres dos buenas madres, si eres trimadre eres tres buenas madres o… Puedes ser una buena madre y una no tan buena madre, a la vez.

Yo no soy quién para juzgarte y no permito que seas quién para juzgarme. Tengo muy claro que mi objetivo es procurar la felicidad a mi/s hijo/s enseñándoles valores, principios, el poder del sacrificio y límites, con amor, paciencia, cariño… infinita paciencia. Confianza, seguridad. Son palabras de mi día a mía, porque el sacrificio va intrínseco en la felicidad.

Y para ser una buena madre… hay que hacer todo lo que esté en el corazón para que los hijos crezcan felices. Pero la felicidad no quita lo malo, la felicidad no es un estado.

¿Cómo puedo ser una buena madre?

Ámate a ti misma, sé honesta contigo, no te juzgues, demuéstrate lo que te quieres, trátate bien, sé feliz. Si tú no te amas a ti misma, es difícil que ames a nadie más, y mucho menos que puedas enseñar a amar.

Eres una buena madre. No soy quién para juzgar si lo eres, ni siquiera tú eres quién para juzgar si tú lo eres. El único que lo podría hacer es tu hijo/a cuando sea madre o padre.

Carta a mí misma

Quiero reñirme, sacarme para afuera y ser honesta conmigo misma. Lo he hecho por Facebook, pero ahora, intentando cumplir con mi promesa de escribir más post y hacer más podcast, estoy en blanco.

Creo que todos pasamos por algún momento en nuestra vida blogueril, esa vida 2.0 que tanto nos ha dado, que nos quedamos en blanco, que delante de ti hay un vacío o un cruce de caminos y no sabes por cuál optar. Cuando un blog te aporta tanto, te llena tanto y quieres ponerlo bonito y darlo todo lo posible por tu blog. Estás ahí unos meses luchando para ponerlo bonito, hacerlo atractivo como a ti te gustaría que fuera el blog perfecto, le compras una casa (hosting) y le pones una dirección perfecta…

Y cuando quieres volver a él, las visitas habituales se han ido. Cansados de esperarte o también han tomado otro camino (muy lícito). Y vuelves a escribir y, quitando dos o tres posts que consideras que aportan algo a alguien y de repente… Todo en lo que piensas escribir, ya lo habías escrito antes.

Tu blog está lleno, pero tu mente está vacía. Y quieres hacer tantas cosas que tampoco te da tiempo para pasarte por las casas de los demás. De repente, eso que tanto esfuerzo te ha costado y tanto esfuerzo requiere… ya no te llena. Te llena la gente que has conocido gracias a ese rincón del mundo, que son muchas e increíblemente valiosas, pero el sitio no.

¡¡Pero este rincón de internet se merece también mi esfuerzo!! Y con este post estoy intentando limpiar las telarañas. En la recámara estoy haciendo mis estudios para aportar luz a temas de interés. Pero requieren tanto miramiento que casi parece que tengo este rincón abandonado y nada más lejos de la realidad. Me quiero comprometer conmigo misma a volver a cuidarlo, no sólo a quitarle telarañas de vez en cuando si no a sacarle brillo y que brille a diario.

Pero claro, estoy en la búsqueda de un empleo. Un empleo que me valore de verdad, uno que me quiera por todo lo que puedo aportar sin importar mi condición… Para ello, tengo que sacrificar esfuerzo en encontrarlo. Por otro lado, Supervivencia en Familia sigue al pie del cañón, creando algo maravilloso para nosotros y para los demás, y también requiere sacrificar esfuerzo. Y por último, pero no menos importante, está mi blog. Pero… ¿qué pasa con mi casa? No he sido criada como ama de casa y tengo mucho que aprender en esto de gestionar un hogar adecuadamente. Eso también implica un esfuerzo que quizás otra persona no considere como tal porque lo lleva “en la sangre”, no como en mi caso…

También está lo de las copas menstruales (que no me olvido), pero necesito un poco de paz mental (tener todo lo del párrafo anterior correctamente equilibrado), para poder meterle un hueco. Y si os preguntáis porqué no hago lo de las copas menstruales como trabajo, os queda un poco por conocerme. Lo de las copas lo hago por hacer a los demás más felices, ganar dinero con ello es valorar mi tiempo y a mí, que también me lo merezco. Creo que puedo aportar mucho más de lo que hay en este campo y pienso hacerlo. Pero en mis prioridades está la felicidad de mi familia, ésta requiere una casa ya no tanto ordenada, pero desde luego mejor gestionada… y dentro de la gestión familiar está el obtener unos ingresos suficientes para poder subsistir.

Si mi intención fuera ganar esos ingresos para subsistir con la copa menstrual, el agobio de conseguir suficiente dinero haría que hiciera mal mi trabajo. No conseguiría hacer feliz a otra persona con su copa. Y eso me agobiaría aún más. Quiero disfrutar de lo que hago, las personas que tengan a bien confiar en mí sabrán valorarlo y espero conseguir lo que quiero: hacer feliz a otras mujeres. Todo llegará con el tiempo, lo sé. Requiere esfuerzo y sacrificio, ¡¡no me niego a esforzarme ni a sacrificar!!

Así que antes… voy a quitar las telarañas de mi blog y de mi casa (que no me ha hecho falta poner telarañas de mentira en Halloween [lo peor es que lo digo en serio]). Y no voy a hacer podcast de este post porque no creo que aporte nada a nadie que lo escuche (ni siquiera a quien lo lea) y estaría quitando ese tiempo de tener un baño limpio (que es lo que realmente necesita mi familia ahora).

Cuando las cuentas no salen…

No estoy inspirada para escribir un post profundo, ni siquiera uno que pueda aportarle algo a alguien. Necesito desahogar un poco ese momento en el que la cruda realidad se adueña de la vida y, sin querer, te ves arrastrada por unas sensaciones difíciles…

Podría estar peor, muchísimo peor. Pero estoy como estoy y ésa es mi cruda realidad.

Estoy desempleada. Eso supone dos realidades paralelas… los ingresos económicos en casa limitan nuestras actividades y nuestro consumo. Me gustaría hacer muchas más cosas, salir más a menudo, comprar más cosillas y… no tener tanto cuidado de la luz o el gas que consumimos.

Por otro lado. Soy una persona activa, me gusta enfocarme hacia un objetivo, sentirme productiva. Me gusta pensar que quien me paga, está orgulloso de mí y valora mi esfuerzo por hacer de este mundo, un mundo mejor. Se me dan bien infinidad de cosas, me motivan muchísimas. Me encanta aprender sobre excel o sobre fotografía. Las matemáticas se me dan de vicio y sé expresarme en varios idiomas sin dificultad.

Pero esta inestabilidad me hace preguntarme demasiado a menudo una cosa: ¿qué tengo de malo? Pues también, otras muchas cosas, no lo voy a negar. Pero quiero centrarme en lo bueno. A pesar de estar desempleada, no estoy parada. Me niego a aceptar ese término de “parada”. Dentro de mí hay una personalidad emprendedora que no tiene (mucho) miedo.

Por ejemplo, está el tema de las copas menstruales. Y también he definido mi meta de vida… Si me lo hubieran dicho hace un año, jamás lo habría creído.

Así que bueno, debo reconocer que sigue habiendo un futuro… Pero lo único que tenemos es el presente. Y me reafirmo en mi concepto de Carpe Diem. Aprovecha lo que tienes, aunque sea malo…

La Importancia de los Recuerdos

Yo no sé vosotros, pero tengo recuerdos de pequeña que los guardo con muchísimo cariño. Este post lo escribo gracias a videocámara panasonic, pero creo que puede ser de mucho interés. Estoy desenterrando muchos recuerdos (y buenos) de mi infancia.

Mis Recuerdos

A todas partes que íbamos mi padre llevaba una cámara, de vídeo o de foto, pero siempre llevaba una encima. Pasábamos poco tiempo juntos y creo que los pocos que estábamos, los quiso atesorar como oro en paño. Y a día de hoy, alrededor de cada dos años, vuelven a salir esos recuerdos del armario.

Veo alguno de mis cumpleaños, muchas veces. La verdad es que recuerdo cómo mi padre siempre estaba escondido detrás, pero ahora, puedo ver cómo él me veía a mí. Y me tenía mucho cariño. Quizás le echaba un poco en falta, pero ahora, después del paso del tiempo, veo qué es lo que él veía de lo que pasaba. Mientras que lo que veía yo… está en esas mismas imágenes.

Hay recuerdos enterrados en esos mismo vídeos que no podrían ser la enseñanza que son para mí si no los hubiera visto con el tiempo. Por ejemplo, los amigos… siempre he pensado que han sido crueles conmigo, pero quizás, y sólo quizás, era impresión mía. A través de los vídeos de mi padre veo que no era así.

No sólo hay vídeos de eventos especiales. También de viajes de verano, y de situaciones cotidianas. Creo que me encanta ver nuestra vieja casa con los ojos de mi padre.

Mis Futuros Recuerdos

Algo de esos vídeos ha calado en mí… Quizás sea hereditario, pero las ganas de fotografiar y grabar a mi hijo me resultan totalmente inevitables.

Este verano he cogido una cámara y me he puesto a grabar todos los momentos. Incluso días normales. Ya hacía fotos con la reflex, pero me apetecía que nos pudiéramos recordar en movimiento.

Igual que tengo yo grabado mis recuerdos de mi infancia, Papá Fúturo también. ¡¡Y me encanta ver cómo cambiamos todos con el paso de tiempo!!

Quiero que Niño Fúturo y sus futuros hermanos también tengan esos recuerdos. Incluso, hacer montaje de esos trocitos y que interpreten los recuerdos que tienen en su mente con el mayor beneficio para su aprendizaje.

Lo bueno es que con las videocámaras de hoy en día, cabemos en esas grabaciones. Mi padre no sale en casi ninguno, porque antes pesaban muchísimo y no podía hacerse “selfies”. Pero hoy en día yo sí salgo en las grabaciones de vídeo. Nos hago selfies bastante a menudo donde salimos los tres.

Por ejemplo, tengo fotos de este día. Recuerdos de Papá Fúturo y mío juntos del primer día de nuestro embarazo, sin saberlo. Y creo que en estas sensaciones me he basado para crear el #FotoFinde.

Creo que es importante pensar a veces los recuerdos que vamos a dejar a nuestros hijos y no sólo lo que piensen de nosotros, si no también imágenes reales, fotografías o vídeos, donde puedan reconstruir unos recuerdos sanos. Aprovechad todo el tiempo posible para dejar constancia de esos recuerdos, ¡y haced copias de seguridad!

Fin del Despido

Los que me seguís, sabéis que el contrato que tenía con mi empresa lo rescindieron el 15 de febrero de 2017… Ya han pasado más de seis meses desde entonces. Y ahora, por fin, puedo decir que hemos terminado toda posible relación laboral. Os quiero contar mi experiencia con el despido por si a alguna otra persona pudiera serle de interés, porque hasta que no me he visto metida en éstas, no sabía qué esperar de todo ello. Emocionalmente sí, pero… ¿cuál es el procedimiento?

El Despido

Ya os lo contaba por aquí, pero viéndolo con el paso del tiempo, puedo hablar de ello con menos sentimiento. Como podéis leer, una cosa fue lo que me dijeron y otra lo que escribieron en la carta donde se me notificaba dicho despido.

El motivo legal que alegaron para el despido procedente fue la falta de conocimientos necesarios que requería el puesto de trabajo y que, supuestamente, yo no tenía. Por un lado, era falso. Tenía un certificado legal que demostraba lo contrario. Pero por otro lado, eso es un requerimiento que sólo se puede alegar en caso de ser una empresa o un puesto laboral que implique nuevas tecnologías o se incluya en el sector de I+D+i.

En el propio despido la abogada me aseguró que estaban dispuestos a negociar sin llegar a Conciliación ni a Juicio. Pero esto tampoco puede ser, la denuncia es obligatoria. Básicamente porque luego tienes que declarar el dinero percibido y sin seguir el procedimiento legal para hacerlo, la empresa no puede declarar que te ha pagado eso y tú no puedes declarar que lo has cobrado. Yo soy muy legal para estas cosas.

La Conciliación después del Despido

Yo no sabía lo que tocaba después. Sólo sabía que debía firmar todo como “No Conforme” y eso hice. De todas formas, por ley tienes prohibido firmar nada que vaya a perjudicarte a ti mismo, por lo que, aunque firmes como conforme, puedes alegar legalmente tu inconformidad después de informarte y sentirte perjudicado.

Pues hay un paso previo al Juicio que se llama Conciliación. Se pretende con ella llegar a acuerdo para no llegar a Juicio. Te da tiempo a consultar con tu abogado tu despido, tu abogado hace los trámites (todo esto tiene sus plazos) y citan a ambas partes al juzgado.

Se considera citación al juzgado, por lo que es obligatorio, concretamente desde 2015. Aunque no haya acuerdo, la comparecencia a esa cita es obligatoria para ambas partes. En caso contrario, es sancionable. Normalmente llegas a acuerdo antes y vas sólo para firmar.

En nuestro caso fue complicado que coincidieran para hablar ambos abogados, por horarios y porque mi abogado tenía otros muchos casos que atender, no llegamos a acuerdo antes de la Conciliación. No es un caso raro tampoco, me comentaba mi abogado que normalmente lo hablaban 10 minutos antes de ser llamados.

Pero la empresa no se presentó…

Y estábamos dentro de plazo para presentar la demanda a Juicio

El Juicio tras el Despido

Creo que nunca me había inquietado tanto un proceso administrativo. Soy una friky de los procesos administrativos, me encantan. La Burocracia suele ser tediosa para todos, pero a mí me llama poderosamente la atención. Por eso os lo cuento.

Tardan bastante en adjudicar la citación para un juicio, por eso se procura llegar a Conciliación con anterioridad. La cita me la facilitaron dos meses antes de tener que comparecer ante el juzgado. Y la citación era para seis meses después de despedirme (y me dicen que he tenido suerte y ha ido todo muy rápido, porque pueden tardar incluso más de un año).

Dos días laborales antes del juicio, el abogado laboral de la empresa contacta con mi abogado (que estaba en una reunión, pero como el juicio es inminente, pues consiguen hablar a altas horas de la tarde). Confirman el importe solicitado y a ambos les parece lícito (legal, correcto). Por lo que finalmente hay conciliación antes del juicio.

Nos presentamos dos horas antes de la citación a juicio en el juzgado para realizar los trámites del acto de conciliación. Y una hora antes del juicio salí con todo firmado como se había acordado.

Prestación por Desempleo

Un punto aparte, pero también importante, es percibir la Prestación por Desempleo en caso de despido cuando no hay acuerdo por ambas partes. Antes, hasta que no se celebraba el juicio no podías solicitar la prestación. Imaginaros… un año sin cobrar nada cuando no has tenido la culpa. Por suerte lo han cambiado y ahora ya sí puedes cobrar la prestación por desempleo aunque no haya llegado a juicio todavía.

No tengo muy claro si al considerarse un despido procedente también tienes derecho a la prestación. Si no recuerdo mal, no. Por lo que tienes que tener muy claro que es improcedente, si no, tienes que pagarlo todo de vuelta.

De la misma manera que si, en lugar de solicitar la correcta finiquitación del despido, solicitas la reincorporaócin a la empresa. Debes tener presente que todo lo que cobres como finiquito, indemnización y prestación por desempleo, se te descuenta de lo que tendrían que pagarte por haber trabajdo. Esto es un poco más complicado.

Una vez que te despiden y recurres al proceso legal para reconocer la improcedencia tienes dos opciones. Cobrar correctamente el finiquito y la indemnización o solicitar la reincorporación a la empresa en tu puesto laboral. Yo solicité lo primero. Pero cuando quieres reincorporarte, hasta que te reincoporas tienes derecho legalmente a cobrar los meses hasta llegar a juicio como si hubieras trabajado. Pero, de todo lo que deberías haber cobrado durante esos meses, se te descuenta lo que te pagaron como finiquito e indemnización cuando te echaron.

En cualquier caso, siempre consultar con un abogado vuestro caso en particular.

EDITO: Me confirman que sí se puede cobrar la prestación por desempleo por un despido procedente.

La Estrella “Futurito Bebé” con Etoilez-moi

Por una razón u otra, mis hijos se van marcando por estrellas. Niño Fúturo fue un deseo cumplido de las estrellas fugaces. Y Futurito Bebé se ha convertido en una estrella antes de nacer. Y ahora os voy a contar más sobre la Estrella “Futurito Bebé” que tengo gracias a Etoilez-moi.

¿Qué es Etoilez-Moi?

Etoilez-moi es una empresa que intercede con el International Celestial Repertory para dar nombre a las estrellas y te da la oportunidad de poner el nombre que tú quieras a una estrella.

Es un regalo magnífico para otras personas, cuando queremos regalar algo especial. Te envían el certificado directamente con el International Celestial Repertory, por lo que puedes localizar fácilmente la estrella bautizada con el nombre seleccionado.

¿Cómo ha sido mi experiencia con Etoilez-moi?

Me ofrecieron una estrella para hablar sobre su empresa en el blog y enseguida no lo dudé. No quiero olvidar a Futurito Bebé bajo ningún concepto y que tenga una estrella con su nombre lo haría imposible. Duraría más tiempo que yo en la vida.

El trato con ellos siempre ha sido muy amable. Han respondido mis dudas muy bien. El pack que te envían a casa es precioso. Te envían un certificado que puedes enmarcar y también información sobre la constelación en la que está situada la estrella y un plano estelar de dónde localizar la estrella. Creo que es muy fácil y muy cómodo.

Voy a transcribir un poema que viene que me parece precioso:

“Una estrella ha nacido

En la inmensidad celeste, en la grandeza divina

Allá arriba en el cielo, una estrellita ha nacido.

Y ella brilla con una claridad centelleante y enceguecedora,

Más que las demás estrellas, su luz brilla

Ilumina el infinito y anima el velo negro de la noche profunda.

La estrellita sonriente que saluda a los viajeros del cielo, a la Luna y los astros celestes.

Feliz la estrellita por existir en este nuevo mundo y recorrer

El camino celeste de la luz divina.”

¿Por qué la estrella “Futurito Bebé”?

Siempre podría mirar al cielo y recordarlo porque ahí estará. En algún momento podrían encontrar un planeta con vida alrededor de la estrella “Futurito Bebé” y podría no olvidarlo nadie jamás nunca porque sería grande aún sin haber nacido. Es posible que la luz que veamos de la estrella “Futurito Bebé” haya brillado hace tantísimo tiempo que esa estrella a día de hoy ya no exista.

Las estrellas… Han estado ahí arriba mucho antes de nuestra existencia y seguirán estándolo cuando dejemos de existir. Y ahora una de ellas tiene el nombre de “Futurito Bebé”.

Nunca pensé que tendría una estrella. Era algo que sabía que existía, pero que nunca compraría para mí. Es un regalo muy especial. A ver, no me malinterpretéis, en realidad la estrella como tal no te pertenece (no puedes ir a mudarte allí para ahorrarte la hipoteca), lo dejan muy claro: “Dar su nombre a una estrella no le da derecho de propiedad sobre ésta, pero el registro efectuado por ICR le garantiza que sólo tendrán en cuenta el nombre que usted ha elegido para su estrella”

Darle el nombre a una estrella como “Futurito Bebé” me ha aliviado en parte un dolorcico que tenía tras su pérdida. Futurito Bebé se convirtió en estrella para mí… y ahora también es una estrella para el mundo entero.

#Retomes Junio 2017 – Foto Familiar

Como ya sabéis todos, AQUÍ lancé un reto para que participárais con una foto familiar. ¡¡Y ahora toca cumplir el reto!!

¿Habéis conseguido hacer la foto de familia con todos los miembros de la familia? Yo debo confesar que he hecho trampa… No he conseguido hacer una foto en todo este mes, pero ya la tenía de antes y tiene menos de 2 meses la foto, por lo que la considero válida.

Sí tengo fotos en las que salimos los padres y el peque, pero en ellos no sale Gatita Negra, así que he rescatado ésta.

No tenía intención de tapar mi cara, pero la verdad es que tengo tan mala cara en esta foto que lo he visto necesario. Espero que no os moleste, pero la verdad es que ya tengo esta foto para el recuerdo.

Aún así, haré más donde se vea mejor a Gatita Negra también.

FOTO

Familia Fútura

CARNAVAL DE POSTS

Pues no sé si habéis participado en otros carnavales de posts, pero aquí os dejo enlace para apuntaros y también podéis ver quiénes han participado. Os recuerdo que sería de agradecer que se comentaran los posts que visitáis.

Copiar el carnaval en mi blog (LINK)

Como ya sabéis, el reto del mes que viene le toca proponerlo a Mamá Sin Red. ¡Estoy deseando saber qué peripecias tenemos que hacer!

¿Te animas a participar como organizador en el reto? Apúntate AQUÍ, ¡todos son bienvenidos! Y te recuerdo que para participar en el reto no hay que organizarlos, pero se agradece mucho la participación.

También forma parte del equipo ahora Mamá Jumbo.

#VDLN: Hijo de la Luna

Hoy me apetece compartiros una canción. Es una canción muy conocida versionada. Es la que más me gusta con bastante diferencia. Creo que todos conocemos el Hijo de la Luna de Mecano, pero en esta ocasión os traigo esa canción en una faceta heavy.

No sabía si hacer podcast de esto o no, pero dado que es algo musical, encaja perfectamente con el formato podcast. Así que os lo dejo también publicado por ahí. Aunque no entero, dado que tiene derechos de autor.

He hecho este post para participar en el Carnaval de Post de Viernes Dando La Nota del blog La Parejita de Golpe. Creo que es una iniciativa extraordinaria para comenzar a ponerle música los fines de semana. Aunque últimamente no me gusta mucho participar en carnavales. Pero, venga… ¡necesito música en mi vida!

No recuerdo la primera vez que la oí, pero fue una atracción inevitable. Estaría siempre entre las canciones que marcan momentos. Ese estilo heavy a esta canción le sienta realmente fenomenal. Para mí es como la versión definitiva.

Espero que también os guste a vosotros.