Reseña de Libro: El Método Ikigai

Después de pasar la etapa opositera, mi mente se ha quedado inquieta y ávida de conocimientos. Por alguna razón quiere aprender muchas cosas y no hago más que planear, proyectar y pensar en proyectos nuevos en los que meterme. Pero como bien sabéis, con un bebé es algo complicado (no imposible… ¡¡he opositado con un bebé!! Pero sí que lo complica todo mucho).

Para intentar aprovechar los momentos tetiles eternos y esa inquietud mental, he decidido leer. Y estoy leyendo a lo bestia. Así que os traeré una ristra de reseñas de libros y empezaré por el primero.

¿Por qué lo he leído?

Este libro ha llegado a mí por una recomendación desde Instagram. En realidad me recomendaron el libro de “El Ikigai” de Héctor García y Francesc Miralles. Pero al leerme las sinopsis de ése y de éste, he preferido quedarme con “El Método Ikigai”, de los mismos autores.

La idea de encontrar el objetivo de mi vida me llamó poderosamente. Ha sigo algo magnético. Tengo claro cosas que quiero y que deseo conseguir en mi vida, pero estaría bien leer sobre cómo enfocarme hacia un objetivo y averiguar el objetivo del mismo.

¿De qué trata el Libro?

Son una serie de capítulos que se leen muy rápidos y que tratan de encontrar el objetivo de tu vida. Hay una mezcla de experiencias personales de los autores, estudios realizados, experiencias de famosos y, finalmente en cada capítulo, un ejercicio que hacer. Son ejercicios fáciles y hasta divertidos a veces que ayudan a encontar ese objetivo.

Está dividido en 3 partes: Futuro, Pasado y Presente, en ese orden. Y procuran descubrir el camino para conseguir lo que realmente queremos. De esta forma seremos felices. Yo decidí leerlo primero entero y después realizar los ejercicios. Estoy en realizarlos todavía y los encuentro bastante estimulantes.

Mi Opinión sobre el Libro

Me ha encantado el formato directo y rápido de cada capítulo. Sin florituras ni caminos retorcidos para contarte algo tan fácil como, por ejemplo, cómo influyen las alegrías de tus amigos en ti. Creo que llega perfectamente al objetivo

Recomiendo su lectura. Siendo sincera, estoy leyendo a un ritmo exageradamente rápido, probablemente sólo os publique libros que recomiendo y los libros que no me gusten, no los recomiende. En Goodread (link a mi perfil) tenéis los que leo y así sabéis que los que no reseño aquí, no los recomiendo.

Planificación Familiar (Mensual, Semanal y Diaria)

Opositar recién parida me ha puesto más al límite de lo que nunca me habría imaginado. Todas las fechas se juntan y todas las fechas son importantes y cuando tienes dos hijos no se te puede pasar ninguna y cuando estás opositando no se te puede pasar tampoco nada. Vamos, incluso en la reclusión que vives para centrarte y tener la mente intentando concentrarse en leyes y artículos, tienes que tener otras cosas importantes muy pendientes y depender de tu cabeza puede ser contraproducente.

Contraproducente para ti y tu estabilidad mental y contraproducente para lo que estás estudiando. A la mínima que te acuerdes de algo que no se te puede olvidar de alguna cita (y recordemos que con un recién nacido tienes alguna cita mínimo cada 15 días o, con suerte, cada mes), la cabeza se olvida del número de artículo que tienes delante e, incluso los días más duros de todos, la ley que decidiste estudiar este día.

Eso era mi caso, pero igual el tuyo es otro. Tienes 3 hijos, tienes 2 trabajos, tienes una carrera que sacarte mientras estás criando… Sea cual sea, vengo a contarte cómo he conseguido sobrevivir a la situación.

¿Qué es la planificación y para qué sirve?

Parece una chorrada, pero creo que debemos empezar por aquí. Se planifican muchas cosas y, por lo general, no hay dudas de lo que es. Pero mejor entrar en detalle y saber con seguridad lo que estamos intentando conseguir.

Planificar viene de plan, un plan es aquello que quieres realizar. Así que cuando planificamos, organizamos la vida para llevar adelante un plan (o varios, como suele ser el caso de la maternidad). Y, como buen verbo que es, conlleva una acción. Yo os recomendaría hacerlo por escrito, concretamente, como veremos a continuación.

Planificación Mensual

Es el más sencillo de todos. En una planilla de calendario de pared apuntar la actividad que se sale de la rutina del día. Si no usas otro planificador, pues convendría apuntar también la hora y el lugar, pero la intención es que de un vistazo tengas todo el mes controlado. Preferiblemente tachando el día que ya ha pasado.

Hay un placer oculto en tachar, os lo prometo. Muchos hablan de ello pero hay que experimentarlo. Inténtalo un mes, sólo uno. Hay mil plantillas por internet de un planificador mensual, incluso los hay en blanco para rellenar tú misma el mes. Coge uno, apunta aquellas cosas que se salen de la rutina (citas médicas, encuentro con clientes, aniversarios diversos, cumpleaños, lo que se te ocurra) y ve tachando los días que van pasando.

No necesitas colgarlo en una pared, pero sí es importante que esté en una zona muy accesible para ti. En un sitio de paso, en tus apuntes, en lo que quieras, pero que no tengas que ir a buscarlo específicamente, sino que lo encuentres. Yo lo tengo en la entrada, cada vez que voy a la cocina lo veo, cada vez que salgo a la cale lo miro, es inevitable. Y cuando el día que ha pasado no está tachado… me permito ese pequeño placer de tacharlo antes de seguir.

Es algo que te trae al futuro. No hay que despreciarlo en absoluto. El futuro parece lejos, pero se va convirtiendo en presente y aunque apuntes algo dentro de cuatro meses, esos cuatro meses pasarán y ahí estará, no te habrás olvidado porque está apuntado.

Planificación Semanal

Normalmente los viernes, pero siempre preferiblemente antes de comenzar la semana, me cogía mi plantilla de la planificación semanal y lo rellenaba. Lo hacía para traer al presente todo lo que tenía por la semana y poder organizarme mejor, sobre todo el estudio. Pero ahora que ya no estudio, saber cosas que tengo que hacer y hacerlas mejor.

Aunque lo destacable lo tengamos en el planificador mensual, traerlo a la organización de la siguiente semana nos da pie a sentirnos más presentes (esto suena muy mindfullnes y en parte lo es, pero es sobre todo supervivencia). Si eres bloguera te ayudará a ver el mejor día para escribir, que aunque siempre lo hagas el martes a mediodía, quizás tengas que ir al oftalmólogo por la tarde y ves que el miércoles tienes más libre y puedes cambiar el post que siempre escribes el martes para el miércoles y así no tienes que hacerlo deprisa y corriendo para cumplir, si no que encima, ¡disfrutas haciéndolo! (¡¡Wow!! Disfrutar escribiendo un post… ¿quién me ha visto y quién me ve? Jajaja).

Pero en el planificador semanal no sólo pongo las citas. Me he hecho uno personalizado basado en el que tiene Azucena Caballero en su libro “Organiza tu Hogar en 30 días” y ahí planifico también el menú semanal. Parece una tontería, pero verlo junto a todo lo que tienes que hacer te permite elegir mejor las comidas. Son más saludables y es mejor para toda la familia. Yo me lo hice en Excel y aquí os dejo la imagen de mi planificador por si os inspira para el vuestro. Lo imprimo y lo relleno, normalmente el viernes, pero si tiene que ser el domingo por la noche, pues el domingo por la noche. La vida de madre, la vida… (léase con soniquete de “La vida pirata, la vida mejor”)

 

Planificacion Semanal

Truquillo

También os digo un truco. Tarea que no está escrita, tarea que no existe. Libera tu mente de todo lo que tienes que hacer y escríbelo. Yo lo hacía en la cara de atrás del planificador semanal. A veces acababa manchado de aceite, pero se trata de que te resulte útil.

Usaba el Método Bullet Journal (a mi manera). Un círculo sin relleno eran tareas que tenía que hacer sí o sí, una rayita era una tarea que tenía que hacer en algún momento (que si estaba 3 meses sin hacerlo, tampoco pasaba nada), un asterisco era tarea que tenía que pedirle a mi marido que hiciera y puntos normales era la lista de la compra grande.

Todo lo hecho… sí, SE TACHA. Mis planificadores semanales antiguos por detrás parecen la fiesta del tachado y es inmensamente liberador ver las cosas que has hecho y que no te han preocupado lo más mínimo porque como estaban escritas, no estaban en tu cabeza y como están tachadas, ¡resulta que las has hecho! Es increíblemente liberador.

Planificación Diaria

Como hemos dicho antes, “planificar” viene de plan, de realizar y conseguir un objetivo. Y, aunque te parezca muy raro, también es importante apuntar las cosas del pasado. Si tienes hijos, no puedes olvidarte de lo que te ha dicho el endocrino en su cita mensual. Si tu trabajo es muy exigente y tienes que atender a los clientes, no puedes olvidarte de cuándo has visto a uno y qué te ha dicho.

Yo uso mi agenda diaria para apuntar las cosas que he hecho ese día, que me han dicho ese día o, incluso porque adoro estas tontunas, pegar fotos. Vamos, lo uso en pasado. ¿Por qué? Porque como he dicho antes, lo que no está escrito, no existe

El día a día de una familia es increíblemente exigente. Requiere de toda tu energía y sería factible hacerlo sin apuntar nada si fuera lo único que hicieras. Pero la vida con la que soñamos implica cumplir con proyectos personales, con trabajos, con otras cosas que no son niños y cónyuge… Por lo que todo implica una atención, un estar ahí, un saber qué ha pasado y cuándo ha pasado, incluso por qué ha pasado.

Papá Fúturo siempre me dice “Más vale lapicero corto que memoria larga” y tiene muchísima razón. Escribe cuándo has quedado con tu amiga y qué te ha contado, lo que tu hijo ha hecho en el cole, tus ciclos menstruales (es importante tenerlos controlados, ¿sabías que hay una corriente de pensamiento que habla sobre la productividad femenina teniendo en cuenta los ciclos?), la última vez que hubo baile horizontal… apunta lo que quieras, pero no fuerces la memoria que la necesitas para otras cosas.

Todo esto, adáptalo a ti y si quieres, cuéntame en comentarios qué te ha ayudado y cómo lo has adaptado. Me encanta nutrirme de otras ideas y la tuya es muy valiosa para mí.

Cómo cuidarte la cara #QueDiceMiPiel

El pasado jueves fui al evento que organizó Olay junto a Madresfera para aprender los cuidados que requiere una cara bonita. La verdad es que me sorprendí mucho porque aprendimos cosas que no sabía. Aunque normalmente me veáis sin maquillaje, sí me gusta tener un cuidado del cuerpo, sobre todo de la piel. Aprendí cosas muy curiosas e importantes que no sabía sobre cómo cuidarte la cara bien y quiero escribirlas para contárosla y, sobre todo, para no olvidarlas. Pero antes que nada, ¿qué productos utilizar?

#SkinAdvisor

Olay también nos enseñó su nueva aplicación para detectar aquello que necesita nuestra piel. A través de su web podéis dar de alta vuestro perfil y sólo con un selfie os hace un diagnóstico de cómo se encuentra vuestra piel y qué productos necesitáis para cuidarla mejor. Os da la edad que muestra tu cara que tienes. Tenéis que pinchar en un recuadro que abajo pone “Skin Advisor”.

cartel skin advisor de la web de olay

Por ejemplo, a día de hoy disfruto de mis 32 años lozanos la mar de bien. Accediendo a la aplicación, ésta me dice que tengo, según el cuidado de mi piel, pero no os voy a decir cuántos me dice a mí.

Para hacer el selfie debemos evitar hacerlo con sombras en la cara y procurar que sea con luz natural no directa. Cerca de una ventana o en una estancia muy bien iluminada, pero, sobre todo, evitar las sombras en la cara. Así el diagnóstico será fiable. La aplicación también te envía avisos por correo electrónico para recordarte de vez en cuando si la has cuidado (esto me viene bien, la verdad, soy un despiste). Y te dice qué productos considera que necesitas específicamente para lo que quieres conseguir.

Cómo cuidarte la cara por Fases

Yo sabía que el cuidado de la cara iba por fases. Primero limpieza, después tonificación y finalmente hidratación. Pero aprendimos que hay otra fase también muy importante: la nutrición. Normalmente está incluida en la hidratación, pero necesita de unos cuidados especiales y podemos considerarla aparte. Ahora os hablo de cada una de ellas.

Fase 1: La Limpieza

Llegué tarde y ésta me la perdí… Pero sí me percaté de lo importante que es hacer el proceso dos veces al día. Tanto por la mañana como por la noche. Al desmaquillarnos, sobre todo los ojos, debemos hacerlo de arriba hacia abajo. Es decir, arrastrar con el algodón y el desmaquillante de ojos el rimmel hacia la mejilla. Y después quitar de la mejilla los restos que se han desplazado. No volver el ojo loco y restregar el algodón a lo loco.

Después de desmaquillarse, limpiar la cara con producto específico. Hay un limpiador facial eléctrico, que yo uso, que es una maravilla y lo hace genial. Se puede usar durante la ducha y elimina mucho y muy bien todo. Cuando lo compré, os lo enseñé por los stories de Instagram y probablemente este martes os lo enseñe de nuevo (ya que lo he usado a diario y los martes os enseño productos que uso a diario). Aprovecharé y lo dejaré en los destacados de Instagram por si leéis este post dentro de un año.

Fase 2: La Tonificación

Ésta es la fase que más me gustaba siempre. Deja la piel muy fresquita y no pringa. Da una sensación muy agradable al momento del cuidado. Como me imagino que todas, usaba el tónico con algodón, poniéndolo con cuidado sobre toda la cara. ¡¡Pues no!! Nos enseñaron otro método.

Se aplica una cantidad en la mano y éstas se restriegan entre sí para calentar el producto y calentar las manos. De esta forma dejamos el producto y las manos a una temperatura ideal. Lo aplicamos sobre la cara poniéndolas suavemente sobre la piel, sin moverlas. Así activamos la microcirculación de la piel y el producto penetra mejor. Hay que hacerlo por toda la cara, simplemente poniendo las manos.

Fase 3: La Nutrición

Aquí nos hablaron de dos productos que desconocía por completo. El contorno de ojos y el sérum. Creo que cada uno merece su mención aparte y ambos son complementarios en esta fase.

Contorno de Ojos

Es la parte más delicada de la cara porque es donde se forman las arrugas. También las bolsas de los ojos y las ojeras. Al final resulta que es la que define toda nuestra mirada. Por lo que necesita un cuidado específico según el estado en el que se encuentre, y por ello, necesita un producto específico.

Para aplicarlo debemos hacerlo en el hueso que rodea el ojo, no en el párpado (cosa que yo no sabía). Para ello usaremos el dedo anular o el dedo corazón. Estos dedos tienen menos fuerza y son más recomendables por ello dado que esa piel es especialmente delicada. Primero se aplica el producto con pequeños toques alrededor del ojo.

Otra curiosidad es que según lo que buscamos lo haremos en una dirección u otra. Si buscamos firmeza para eliminar las arrugas comenzaremos desde la nariz en pequeños círculos extendiendo el producto aplicado en puntitos hacia fuera del ojo y después encima de la ceja (nunca dentro del párpado). En cambio si buscamos eliminar la bolsa de los ojos, lo haremos al revés. De la ceja hacia la nariz, para aprovechar el canal linfático del lacrimal y drenar el exceso de líquido.

El Sérum

Este gran desconocido. ¿Quién no ha escuchado en los anuncios esta palabra? Pues nos explicaron que sirve justamente para nutrir cada poro de la piel. Hace como un contorno de ojos, pero para el resto de la cara. Por lo que lo aplicaremos suavemente por toda la cara, menos en el contorno de ojos.

Después de aplicarnos el tónico, nuestra piel está fresca y tiene “ganas de comer”. Con el sérum conseguimos nutrir sus ganas de comer y hacerlo con aquello que necesita. Según nuestras necesidades deberemos usar un sérum u otro. Pero es el que se encarga de satisfacer esta necesidad. Siempre evitando el contorno de ojos.

Fase 4: La Hidratación

Igual que comer, nuestra piel necesita beber. Y aquí diferenciamos las cremas de día y las cremas de noche. Como hemos dicho al principio, este proceso deberemos hacerlo por la mañana y por la noche. Ahora vamos a ver porqué las cremas específicas en esta fase.

La aplicación en ambos casos es igual. Con toques suaves de dentro hacia afuera de la cara, evitando arrastrar piel. También se aplica en contorno de ojos con especial cuidado (dedo anular o corazón).

Crema de Día

Por el día, la piel de nuestra cara está sometida a muchos cambios de temperatura. En invierno pasamos del calor del hogar al frío gélido de la calle. En verano pasamos del calor abrasador al frío congelador del aire acondicionado. Estos cambios drásticos para la piel suponen un suplicio para nuestra cara.

Por eso la crema de día es específica. Trata de lidiar con las inclemencias a la que exponemos nuestra cara. Además, tiene un factor protector contra el sol también muy necesario, incluso en días nublados. Quizás no evite que nos podamos quemar, pero sí evitará consecuencias mayores.

Crema de Noche

Dado que por la noche no pasamos por tantos cambios que sometan a nuestra piel en una tortura, trata de recuperar lo que hayamos podido perder durante el día. Así que además de hidratar, recupera la piel. Por lo general, es otro toque de nutrición extra al sérum o contorno de ojos. Pero específico para el momento del día.

¿Los test de ovulación pueden predecir un embarazo?

Os comentaba en este post que corre el rumor que los test de ovulación pueden predecir un embarazo antes que un test de embarazo. Y, como todo, he querido experimentarlo por mí misma y contaros si esto es verdad, o no, con mis propias conclusiones. Pero siempre hay que tener en cuenta que esto no es una verdad universal.

¿Cuál es la teoría?

Parece ser que la hormona LH (liberada durante la ovulación) se parece molecularmente muchísimo a la hormona hCg (segregada durante el embarazo) y, por tanto, la hormona hCg puede ser confundida por los test de ovulación como hormonas LH y, al ser más sensibles, detectar el embarazo antes que un test de embarazo.

Esto no es así en todas las mujeres, ni con todos los tests. Por lo que esta teoría hay que cogerla con pinzas. Conozco una mujer a quien los test de ovulación no le detectó la ovulación, pero sí le detectó el embarazo. Me sorprendí mucho cuando me lo contó, pero no me parece increíble. Cada mujer somos un mundo.

También sé que hay mujeres a quienes el test de ovulación no le detectó el embarazo. Así que no podemos tomar esto como una ciencia cierta, sólo como una posibilidad. Y la única manera de averiguarlo, es experimentarlo por nosotras mismas.

¿Cómo ha sido mi experiencia?

He tenido varios meses de búsqueda. Y poco a poco pues fui tomando una dinámica. Ya no me hacía test de ovulación para detectar la ovulación y en el último ciclo incluso tuve mis síntomas físicos habituales de ovulación. Aunque después del aborto, no los había tenido desde hacía meses. También debo contaros que ese ciclo ocurrió cuando estaba prevista la Fecha Probable de Parto de mi estrellita y tenía los ánimos al respecto muy revueltos, como os contaba en este post o en este otro.

De todas formas, con un rayito de esperanza (y sabiendo que saldría negativo de todas formas porque era muy pronto), el día de Reyes me hice un test de embarazo. Había ovulado el 1 de enero, estaba en el día 20 del ciclo. Si todo fuera bien, estaría apenas en la semana de implantación. Aquello era imposible que saliera positivo aunque lo estuviera. Y así fue, un bonito blanco nuclear que se pulió la mitad de ese rayo de esperanza.

De todas formas, el 8 de enero por la noche sentí un enorme pinchazo en el vientre. Recuerdo perfectamente que estaba fregando platos mientras veía una serie en el iPad. Tuve que parar tres minutos para soportar el dolor y enseguida pensé: “si este mes me quedo embarazada, se está implantando justo ahora”. Pero no me lo quise creer, cosas de ser pesimista positiva.

Como todos los meses, la semana después de ovular empezaba a hacerme todas las mañanas test de ovulación para verificar si predecían el embarazo. Así que justo me lo había hecho el 8 de enero por la mañana. Salió negativo, era el día 22 del ciclo. Y, como siempre, tiré la tira del test. Esa noche tuve el pinchazo y al día siguiente me hice otro test de ovulación, también salió negativo, y también tiré la tira del test. Aquello no estaba funcionando…

¿Los test de ovulación pueden predecir un embarazo?

Día 24 del ciclo, 10 de enero del calendario (3 semanas y 2 días). Me hago un test de ovulación y… ¡sale positivo! Enseguida me hice un test de embarazo, no me lo podía creer, ¿estaba embarazada? Como anteriormente, usé un test de embarazo de alta sensibilidad. Bueno, pues si lo ponías en luz natural, pero no directa, en una inclinación de 45º respecto a la ventana, entrecerrando los ojos y poniendo mucha intención, ¡¡se veía el positivo!!

Creo que podéis deducir vosotros mismos cómo ha ido la evolución de los tests con la siguiente imagen:

test de ovulación pueden predecir un embarazo

Os he puesto la imagen original, pero os subo también una imagen modificada digitalmente para que podáis apreciar un poco mejor las diferencias. Espero que os resulte también útil:

test de ovulación pueden predecir un embarazo

Una pequeña aclaración, las tiras verdes son los test de ovulación y las tiras azules son los test de embarazo. Los he puesto cronológicamente, aunque el primer día, con los nervios, puse la fecha del revés. Creo que se aprecia muy bien cómo los test de ovulación van oscureciendo cada día y los test de embarazo va apareciendo la línea poco a poco.

Finalmente, el 18 de enero me repetí la prueba de embarazo. Después de ver líneas en los tests de embarazo tan claras y sufrir un aborto, necesitaba ver una evidencia de que aquello iba bien. Y salió tan oscura como la línea de control.

Conclusión

En mi caso y con esas tiras puedo confirmar que un test de ovulación puede predecir un embarazo. Pero no sé qué habría ocurrido con otras tiras de ovulación. O qué ocurrirá con esas mismas tiras, pero en otra mujer. De todas formas, os dejo los enlaces de Amazon (afiliados) por si queréis adquirir esas mismas tiras y tener vuestra propia experiencia:

Tests de Ovulación (pack de 50 tiras)

Tests de Embarazo (pack de 10 tiras)

Y contadme en los comentarios, ¿os animáis a probar? ¿Lo habéis probado? ¿Os ha funcionado?

Qué es un Kakebo o el Método Kakebo

Conocí mi primer Kakebo hace unos 3 años. Me pareció un término un poco extraño, pero en cuanto supe en qué consistía, ya me enamoré de los Kakebos y me hice velozmente con uno. Y cuando me sumergí en el método aplicándolo a mi vida… fue increíble. Pero vamos por partes.

¿Qué significa Kakebo?

Su significado más literal traducido al castellano sería “libro de cuentas para la economía doméstica“. Lo creó la japonesa Motoko Hani y su intención era ayudar a las mujeres a gestionar su economía familiar. Es una mujer apasionante, os recomiendo conocerla más profundamente si os interesan las feministas.

Su primera edición es de 1904 y estaba dirigida a mujeres. Su intención no sólo era conseguir ahorrar en todas las casas de Japón, si no también empoderar a la mujer.

Parace ser que lo consiguió y a día de hoy es un imprescindible, a mi parecer, en una economía familiar.

¿En qué consiste el Kakebo?

Es un libro de cuentas donde controlas los gastos y los ingresos del dinero. Pero si queremos entrar en detalles, el método Kakebo va más allá de hacer cuentas, se trata de entender cómo ahorrar.

Su objetivo principal es el ahorro y, según el método, el ahorro real lo consigues si entiendes en qué gastas el dinero. Para ayudarte a comprenderlo parte de la base de que hay Gastos Fijos que no podrás evitar. Y otros Gastos Variables en los que sí puedes ahorrar. Los Gastos Variables los divide en 4 partidas según su objetivo.

Es decir, ¿por qué gastas ese dinero en café? Pues por ocio, porque perfectamente te lo puedes hacer en casa con café comprado en el supermercado y ahorrarte 1 €. Ahorrando 1 € (o más) al día, teniendo presente que no tomamos café todas las mañanas, podríamos estar hablando de ahorrar 25 € al mes. Hay personas que no ganan tanto en un único día de trabajo.

Entrando en profundidad sobre las 4 partidas del Kakebo

Voy a explicarlo un poco para alguien que no entiende muy bien qué es eso de partidas. Es un palabro que se usa en el mundo financiero/económico para referirse al objetivo con el que gastamos ese dinero. Por ejemplo, si gasto 1 € en pan ese dinero tiene el objetivo de “Supervivencia”, por lo que se pondría en esa partida.

¿Cuáles son las partidas del Kakebo?

Como he dicho antes, se divide en 4 partidas básicas que puede ocurrir en cualquier hogar. Supervivencia, Ocio, Cultura, Extras. La verdad es que puede ser muy subjetivo. El cine puede ser Ocio para alguien, pero Cultura para otra persona.

Motoko Hani considera la cultura esencial para cualquier persona y por ello lo ha puesto como una partida aparte. Como para incentivar que cultivemos nuestra mente. Cosa que hace con el propio Kakebo. Porque si sabemos en qué gastamos y cuánto gastamos en cosas que no son importantes, podemos ahorrar.

Otras curiosidades del Método Kakebo

Si me preguntaran por qué triunfa este método, yo diría que es increíblemente completo y, sobre todo, fácil. Te guía para realizar las cuentas en una visualización sencilla y bonita. Tiene la capacidad también de recordar aquellos momentos en los que has ido a tomar un café con tu amiga. Porque debes apuntar todos los gatos, incluso el pan que compras cada día. Por lo que ves las cosas que has hecho.

Y tiene la curiosidad de que te ayuda a ser muy consciente de los gastos innecesarios. Y ése es su gran fuerte. Cuando ves cuánto dinero has gastado en salir a cenar, te planteas dejar de salir. Puedes gestionar tu presupuesto mucho más claramente y hacer de ti un Gran Ahorrador. (Te lo dice una derrochadora nata)

Al final te ayuda a verlo todo con estadísticas que realizas tú mismo con las cuentas que has hecho. Si lo tienes todo apuntado y todo calculado, en una gráfica te plasmas la realidad de tu economía.

Las Cuentas del Kakebo

Si tengo que ponerle una pega al método es que… te obliga a gastar tiempo para hacer las cuentas aritméticas. Y a veces éste no lo tenemos. Con mi primer Kakebo hubo dos o tres semanas que sólo apuntaba lo que había gastado, pero cuando pude sentarme a hacer las cuentas… me había pasado de presupuesto.

Por eso me dije que seguro que existía este método en Excel. Y sí, había cosas para controlar tu economía familiar basado en el método, pero no tan… visual, no tan… pragmático. Así que una buena mañana me senté y comencé a crear mi propio Excel basado en el método Kakebo. Tardé una semana entera en comenzar a tener algo decente. Recuerdo que fue un día de septiembre del 2016. En lo que quedaba de año lo puse en práctica y fui mejorando cosas.

Kakebo en Exel

Y finalmente creé el Kakebo Digital en Excel de Zana 2017. Me llevó mucho esfuerzo, aprendí muchísimo de Excel. Aprendí muchísimo sobre economía familiar. Pero tenía que depurarlo aún más. Después me despidieron y ahora estoy desempleada, por lo que se ha convertido en una herramienta básica para controlar mi presupuesto.

Este año he salido de mi zona de confort y he decidido ponerlo a la venta por una cantidad de dinero más simbólica que otra cosa. Por dos razones, la principal… porque cuando pagamos por algo nos comprometemos con ese algo. Y considero muy importante comprometerse con el ahorro. Pagas por ahorrar, pero va algo más alla… Pagas para que tú te lo tomes en serio.

Por otro lado, también reconocer el esfuerzo que ha supuesto crear el Kakebo. Han sido varias horas de mi vida. He puesto mucho esfuerzo y mucho cariño en que quede bonito y en que sea práctico. Este año he mejorado cosas del Kakebo 2017. Por ejemplo, he eliminado fallos que tenía, he mejorado la visualización, he eliminado gráficas poco funcionales… Creo que me merezco que paguen por mi esfuerzo para valorarme a mí misma, sobre todo ahora que estoy desempleada.

Kakebo Excel

Buscando un Embarazo: cosas que debes saber

Normalmente la gente no busca cosas hasta que se ha quedado embarazada, o lo que encuentra es excesivamente específico y pierdes un poco el concepto de búsqueda. También los hay que nunca buscan, si no que se lo encuentran. En cualquier caso, me gustaría ayudar a alguien que está buscando un embarazo a aclararse con las cosas con las que tiene que tener cuidado. Os voy a contar las cosas que me habría gustado que me dijeran antes de buscar o durante la búsqueda.

Antes de buscar un embarazo

  • Ve al médico

Ya lo sé, no crees que sea importante hasta que te quedas embarazada, ¡pero todo lo contrario! Te mandará una analítica de sangre para ver el estado general de salud y comprobará si estás correctamente inmunizada contra ciertos virus que podrían ser letales para tu bebé durante el embarazo (rubeola o varicela, por ejemplo. Y te vacunará si no lo estás). Esto se llama analítica preconcepcional.

Muy importante. Si en algún momento de tu vida has tenido problemas con la tiroides, aunque ya se haya solucionado, aunque haya sido muy leve y muy poco tiempo, antes de buscar un embarazo deberás acudir a un endocrino. Si no, recibes una bronca monumental.

  • Toma Ácido Fólico

Si vas al médico, ya te lo dirá él. Pero si no, porque te cae mal y sólo quieres verlo lo justo y lo necesario, pregunta a tu farmacéutico. El Ácido Fólico es bastante importante en la primera etapa de la gestación. Te lo venden como suplemento alimenticio en las farmacias, pero lo tienes en todas las verduras de hoja verde. Previene las patologías del tubo neural.

Buscando un embarazo

  • Alimentación

De esto puedo hablar largo y tendido. Os dejo este podcast (segunda parte) que hice en su día hablando sobre ello. Pero ya te aviso que deberás actuar como si ya estuvieras embarazada. Es decir, debes evitar los siguientes alimentos:

  1. Quesos Blandos (sólo se salvan los quesos hechos con leche pasteurizada)
  2. Atún, Pez Espada, Tiburón (limitar su consumo. Por la cantidad de mercurio que contienen)
  3. Carnes crudas (a menos que en la analítica salga que has superado la toxoplasmosis)
  4. Embutidos sin cocinar (¡Adiós Jamón! ¡Hasta luego Fuet! Lo puedes congelar 2 días a -20ºC y comerlo)
  5. Infusiones y tés (si quieres más info, busca en internet, pero especial cuidado con el hinojo)
  6. Café (limitar su consumo)
  7. Lavar muy bien las verduras (esto también es por la toxoplasmosis)
  8. Pescado crudo (¡Adiós Sushi!)

Por supuesto debemos abandonar el consumo, por muy poco habitual que sea, del alcohol y del tabaco. Por un lado es malo para el bebé y por otro lado puede causar muchos daños incluso durante el embarazo, además de dificultar la fecundación.

  • Medicinas

Pues igual que en el punto anterior, en cuanto sabemos que ovulamos debemos tener mucho cuidado con los medicamentos que tomamos. Hay que olvidarse de muchísimos, pero uno de los más habituales que deben evitarse es el ibuprofeno. Durante el embarazo, el único analgésico permitido es el paracetamol.

  • Vibraciones y burbujas

La verdad es que no supe cómo llamar esta categoría, pero toda actividad que requiera vibraciones o burbujas por la zona pélvica deben evitarse. Entre ello está montar en moto, spa, jacuzzi, vibradores, etc. Ojo, es como todo, tampoco hay que ser una radical cuando todavía no se está embarazada, pero sí que conviene consultarlo. Cuando me quedé embarazada y lo consulté con mi ginecóloga, me dijo que no lo tenía prohibido, pero sí que debía intentar evitarlo.

Otras curiosidades

A ver, esto no es que haya que evitarlo o hacerlo, pero sí me gusta mencionarlo por las veces que yo lo he hecho. Por ejemplo usar tests de ovulación para saber cuándo tener relaciones efectivas que provoquen el embarazo. O la prueba de helecho, de la que me gustaría volver a hablar pronto. También hay aplicaciones como Womanlog u Ovuview (que han cambiado desde que las reseñé y tengo que escribir sobre ellas de nuevo) para ayudar a controlar los ciclos menstruales. Hay muchas más.

Por cierto, no os preocupéis ni por el tatuaje, ni por la lactancia de un hermano mayor durante el embarazo. Tenéis más info en los enlaces que os facilito.

En cualquier caso, ante la duda, acudir al profesional sanitario. Ya sea médico de cabecera, médico de familia, matrona, ginecólogo… pero no fiarte de las cosas que encuentras por internet (aunque a veces, son más fiables).

Buscando un embarazo

Métodos de Prevención del Embarazo. Experiencia

¿Como evitar un embarazo? Es algo que te puede aclarar cualquier médico, amigo, matrona, ginecólogo, etc. que se precie. Siempre te van a contar los pros y los contras de cada uno de ellos y no se meten en las vivencias personales de cada uno. Aquí quiero contar todos los que he probado, más o menos ortodoxos, y qué sensaciones pueden aportar a cualquiera que se decida probar uno de ellos.

He puesto métodos de prevención del embarazo y no he escrito métodos anticonceptivos porque algunos no lo son. Los métodos anticonceptivos son barreras explícitas a quedarte embarazada, mientras que también hay métodos que evitan un posible embarazo pero no la concepción si se produce el coito. Quiero aclarar que los métodos anticonceptivos son de tipo médico o, más bien, farmacéutico. Mientras que los métodos de prevención de los que voy a hablar no requieren ninguna compra (aunque los hay también de dudosa fiabilidad).

Os prometo que no voy a ser explícita en el post, aunque me gustaría serlo… Creo que hay que naturalizar el sexo a partir de ciertas edades y olvidarnos del tabú que hay alrededor. El tabú ha causado que tengamos tantas inseguridades a ese respecto y muchas personas se pierdan una experiencia muy satisfactoria. Estoy convencida de que el tabú ha creado ciertos trastornos sexuales que no tendríamos si pudiéramos hablar abiertamente de las intimidades. No voy a ser explícita porque no controlo el público que entra y no quisiera herir sensibilidades a menores de 18 años.

Métodos Anticonceptivos

Píldora Anticonceptiva de Baja Hormona: Me fue muy bien. Es la píldora sin descanso, que las últimas 4 pastillas son de placebo. Pero te las tomas por rutina para no olvidarlas. Lo único es que a los dos años de tomarlas, me causaron un spotting incesante. No dejaba de manchar del principio de un ciclo a otro y pasaron unos dos meses y medio hasta que me dijeron la causa. No recuerdo el nombre técnico, pero según me explicaron, la píldora era de demasiada baja hormona para mí, necesitaba una cantidad de hornomas más fuertes.

Píldora Anticonceptiva Normal: Es la que requiere una semana de descanso antes de tomar el siguiente ciclo. Papá Fúturo notó la diferencia de ánimo al poquito, yo tardé en darme cuenta cómo de profunda estaba siendo la depresión. Cada vez iba más en aumento hasta que se convirtió en algo absurdo e insufrible.

Anillo Vaginal: Es lo mismo que la píldora anticonceptiva, es decir, un combo de hormonas, que te colocas tú misma en el orificio de la vagina y te lo quitas a las 3 semanas. Puedes quitártelo hasta 3 horas al día si molesta durante las relaciones. Mi experiencia es que es más cómodo que la píldora porque no tienes que estar atenta a si te la has tomado o no te la has tomado en la hora en la que has establecido tomártela. Pero en nuestro caso, en algunas ocasiones, sí interfería durante la relación. Nos molestaba y me la he tenido que quitar alguna vez. Pero al final, también empezaron a causarme depresión.

Preservativos: Nos pasamos a los métodos de “barrera” que se llaman también. Sinceramente, para la mujer es lo más práctico y limpio que puede haber, independientemente de que evita el embarazo. No guarrineas las sábanas ni tienes que tener el papel higiénico a mano. Para mí fue la revolución… pero al sector masculino no le proporciona el mismo placer. Lo que sí he notado es que también rompe un poco el ambiente. Estás con los preliminares tan a gustito y de repente tienes que parar e ir a buscar el preservativo, sacarlo de su envoltorio, ponerlo… para cuando tal, se te ha pasado el super calentón y casi tienes que volver a empezar con los preliminares (pero obviamente, pasas).

DIU: Se considera otro método de “barrera”, pero hoy en día hay de diferentes tipos. El de toda la vida es el Dispositivo Intra Uterino (DIU) de cobre. Me comentó mi ginecóloga que no me lo recomienda porque aumenta los sangrados y está indicado para mujeres que tienen poco o casi nada de sangrado, pero para las que tenemos matanzas de Texas, mejor uno de hormona.

En cuanto a los DIU de hormonas, hay de diferentes tipos. Normalmente aguantan 5 años, pero como a mí las hormonas me provocan depresión, nos hemos ido a un DIU de Baja Hormona, que aguanta un máximo de 3 años. Mi experiencia con el DIU la podéis encontrar siguiendo los posts de ESTE ENLACE. En resument: lo adoro, no he tenido ningún problema, he podido disfrutar de no tener depresión y jamás me ha causado más molestias que algún desarreglo hormonal por la combinación de hormonas del DIU y Lactancia Materna.

Métodos de Prevención del Embarazo

Método Ojino: La verdad es que no lo he probado, pero creía importante mencionarlo porque sí conozco experiencias de personas a quienes les ha funcionado muy bien. Este método no usa ningún anticonceptivo, ni de hormona, ni de barrera. Hay que conocer el ciclo muy bien (hay apps que ayudan y se pueden configurar para evitar el embarazo) y se trata de no tener relaciones los días en los que es probable tener un embarazo.

Para este método tenemos que tener presente que el óvulo tiene un ciclo de fecundación aproximado de 1 día y el espermatozoide de 3 días. Si somos puntuales (y debemos tener en cuenta que esto es relativo siempre), tenemos que evitar tener relaciones 3 o 4 días antes de la ovulación (aproximadamente el día 14 después del primer día de la menstruación) y 1 o 2 días después de la ovulación. Aprovecho para recordar que las probabilidades para quedarse embarazadas buscando un embarazo y sin ningún problema de fertilidad son del 20%, ¿pero quién se quiere arriesgar?

Un dato curioso por si no lo sabíais. La ovulación en realidad ocurre 14 días antes del primer día de la siguiente menstruación, pero como esto es difícil de calcular porque todavía no ha ocurrido, tenemos que hacer unos cálculos aproximados si nuestro ciclo es regular.

¿Qué pasa con quienes no tienen ciclos regulares? ¡¡Una auténtica tómbola!!

Marcha Atrás: Su eficacia está comprobada que no funciona. Pero sí, yo he practicado la marcha atrás. Se trata de disfrutar de la penetración y provocar la eyaculación fuera de la mujer. Para esto, es el hombre quien tiene que conocer su ciclo muy bien y deberá tener en cuenta que hay mini eyaculaciones involuntarias. No recomiendo su uso, pero considero importante hablar de ello. Bajo mi experiencia, también corta el rollo bastante, en el momento más “divertido” de todos… tienes que recurrir a otros juegos. Aunque si lo combinas con uno de los siguientes, puede seguir siendo divertido.

Masturbación: Normalmente la masturbación la consideramos como para uno mismo, pero os aseguro que también es muy divertida cuando se masturba a la pareja. Depende de la pareja, a veces esto se queda recluido únicamente al juego preliminar, pero también es divertido que sea el juego principal.

Sexo Oral: (Como he prometido no ser explícita, no os lo voy a describir) Me voy a limitar a hablar sobre mi experiencia. Es de los métodos de prevención de embarazo que me parecen más divertidos. Me encanta practicarlo. Depende del momento me gusta más darlo yo o recibirlo. Lo recomiendo tanto como juego preliminar como también para juego principal. Combinado con otros métodos u otros placeres puede ser increíblemente divertido.

Sexo Anal: Quizás sea sobre el que más difícil me cueste escribir. Al principio no me generaba placer. Por suerte tengo una pareja muy comprensiva y paciente y ha sabido llevarme a este terreno poquito a poco. En las ocasiones en las que sufría molestias por el sexo anal, enseguida cambiábamos de juego. De esta manera, poquito a poco y tras un año de practicarlo de vez en cuando, ¡¡consigo disfrutarlo plenamente!! Hemos usado también plug anales para ayudar a que cada vez la dilatación sea más placentera. Ha sido un proceso muy lento, no hay que marcarse un objetivo. ¡Cada mujer es un mundo! Tengo amigas que han disfrutado de ello desde la primera vez, pero no ha sido mi caso.

Lo que quiero decir con ello es quien quiere, también puede disfrutar de ello. Explorar el propio límite, tener paciencia, hacerlo con cuidado y con seguridad. La higiene anal antes de practicarlo es muy importante. Incluso dilatar con plugs anales puede ser beneficioso, siempre con cuidado y seguridad.

Cualquier duda, por favor, no olvides consultar a tu matrona, médico de cabecera, ginecólogo, etc.

Etiquetas de Petit-Fernand

Se acerca la vuelta al cole, la vuelta a la rutina. Con sus cosas buenas y sus cosas… menos buenas, quizás algo más tediosas. Ese momento en el que tenemos que preparar el material diario hasta final de curso o hasta que se termine. Ese material preparado para ser estrenado, para hacerlo cada día un poquito más nuestro. Y para comenzar a hacerlo más nuestro os voy a contar cómo hacerlo con las etiquetas de Petit-Fernand y qué me han parecido.

¿Qué son las etiquetas de Petit-Fernand?

Como su buen nombre indican, son etiquetas. Pero tienen una gama muy amplia, no son sólo etiquetas de pegatina, también tienes termoadhesivas para la ropa y de otras muchas cosas. Cada material que queremos marcar con nuestro nombre tiene necesidades distintas. A veces necesitamos que la etiqueta sea una pegatina, otras veces que se pueda poner en la ropa y aguante los lavados y también que soporte el trajín del calzado. Incluso a veces necesitamos poner el número de teléfono.

Petit-Fernand nos ofrece unas etiquetas personalizadas. No sólo con tu nombre, también con un pequeño sticker que podemos identificar y podemos personalizarlo con el color del fondo y de la letra. ¡¡A mí me encanta!!

Puedes comprar las etiquetas que necesites, pero también realiza un pack escolar que trae las siguientes cantidades de etiquetas, todas personalizables:

  • 20 etiquetas termoadhesivas para ropa – 1 Línea de Texto
  • 10 etiquetas autoadhesivas para ropa – 2 Líneas de Texto
  • 10 etiquetas autoadhesivas para objetos – 1 Línea de Texto
  • 10 etiquetas autoadhesivas para objetos – 2 Líneas de Texto
  • 30 etiquetas autoadhesivas para objetos – Tamaño Mini. 1 Línea de Texto
  • 10 etiquetas autoadhesivas para zapatos – 2 Líneas de Texto

Etiquetas de Petit-Fernand

¿Cómo conseguir las Etiquetas de Petit-Fernand?

La verdad es que no puede ser más sencillo… Antes que nada, lógicamente, debemos entrar en la web de Petit-Fernand. Arriba del todo, en la barra, podemos elegir el producto que deseamos comprar. Desde Packs Prácticos hasta fiambreras o cantimploras personalizadas.

Una vez en la página, elegimos el Icono que queremos que se represente en las etiquetas y en cada pack, vamos rellenando con el nombre, elegimos el color de la letra y el color del fondo. Todo lo podemos previsualizar según vamos escogiendo las opciones.

Hasta que llegamos al final después de rellenarlo todo, damos la conformidad… Pagamos y… ¡¡listos!! En pocos días tenemos el resultado en nuestra casa. Además, en un cómodo talonario para no perderlo nunca. ¡Me ha encantado este detalle!

Etiquetas de Petit-Fernand

Mi Opinión Personal

No es la primera vez que uso etiquetas personalizadas para marcar la ropa y los objetos de Niño Fúturo. Me parecen la opción ideal, la verdad. Son etiquetas preciosas y, sobre todo, muy fáciles de usar.

Me gusta mucho que esté presentado en forma de talonario. Así no se pierden fácilmente y puedes controlar mejor los que te van quedando. Además, la personalización en la web me ha parecido muy intuitiva y fácil. Lo único que hay que tener presente es que la hoja para las etiquetas termoadhesivas también está en el talonario, ¡casi me vuelvo loca buscándola!

Usarlo es muy fácil. Cada hoja del talonario tiene sus propias instrucciones de uso. En caso de las termoadhesivas debemos tener un poco más de cuidado. La plancha debe estar en la opción sin vapor (que existe) y entre la plancha y la etiqueta debes poner una hoja tipo “de cebolla” que se llama, ellos lo llaman papel de protección. Esperas 12 segundos con la plancha sobre la etiqueta y luego hay que esperar otro poco para que se enfríe el papel de protección antes de retirarlo. Así nos aseguramos que la etiqueta se quedará ahí para siempre. ¡Parece que forma parte de la propia ropa!

Las etiquetas autoadhesivas para objetos están plastificadas y soportan bien el lavado con agua. Yo lo uso sobre todo para el vaso de agua que me devuelven para fregar y no he tenido ningún problema. No se ha quitado ni nada.

InsectDHU ®

Una vez más, he tenido la oportunidad de probar un producto gracias al Sello de Calidad de Madresfera. En esta ocasión ha sido InsectDHU, también de Mamá Natura, como la crema y toallitas de las que podéis leer AQUÍ.

InsectDHU

¿Qué es InsectDHU ®?

Es un gel a base de plantas para el cuidado de la piel irritada y enrojecida después de picaduras de insectos. Su composición permite ser usado durante el embarazo, la lactancia y nada más nacer, desde los 0 meses. No contiene corticoides ni amoniaco.

Podéis encontrar una descripción más detallada del producto AQUÍ. Por si os queda duda o no sabéis dónde podéis encontrarlo. La verdad es que su uso sea apto desde el nacimiento lo hace muy tentador.

Tiene dos formatos. El Roll-ony el tubo de crema normal. El Roll-on tiene 10 ml de producto y el tubo de crema tiene 25 gramos. La textura de ambos es diferente, el Roll-on es más líquido que el de tubo, pero ambos tienen el mismo color y el mismo olor.

InsectDHU Formatos

Mi Opinión sobre InsectDHU ®

El olor es muy fresco, me recuerda al ambientador de Citronela que teníamos el año pasado. Nos resultó muy eficaz con las moscas y los mosquitos. Es un olor muy cítrico, penetra muy dentro si se huele muy cerca. Pero no resulta desagradable.

La verdad es que ambos formatos me parecen adecuados para circunstancias distintas. El Roll-on es muy fácil de aplicar y con muy poco producto creo que consigues mejor resultado. Perfecto para niños o, más bien, bebés inquietos que no dejan manosearse mucho. Mientras que el formato de tubo, de donde puede salir más producto, lo considero apto para niños más mayores o para zonas con varias picaduras muy cerca. No sabría elegir uno favorito, creo que cada uno tiene su circunstancia.

Bueno, ya sabéis que los productos naturales me ganan. Que tenga una composición natural sin corticoides ni amoniacos me lo hace aún más tentador. Creo que aquí me tienen conquistada Mamá Natura en todos sus productos.

En cuanto a la eficacia… Pues cuando solicité la prueba, Niño Fúturo tenía alrededor de 15 picaduras de mosquitos. Estuve muy preocupada, pero desde entonces no hemos tenido más incidencias. Así que, en un futuro no muy lejano, espero hacer una revisión de esta parte y contaros mejor la eficacia que tiene. (En cuanto os lo pueda contar, también haré el podcast)

InsectDHU Cremas

¿Dónde está la Tribu Moderna?

Llevo un mes pensando en escribir este post, pero me he animado ahora. He conocido a Sarandonga esta semana y no hemos podido parar de hablar sobre la Tribu Moderna. Sobre cómo cambian los tiempos, sobre cómo lo han vivido nuestras madres y de cómo hacemos tribu ahora. Pero comencemos primero a investigar…

¿Qué es la Tribu?

Como siempre, me remito a la etimología de la palabra y nos encontramos con esta definición:

La palabra tribus está compuesta por:

  • El elemento compositivo tri- que indica tres
  • El sufijo latino -bus que indica tendencia y corresponde al caso del dativo plural.

Una definición más clara que he encontrado:

El término tribu aparece en la antigua Roma, cuando se agremian varias bandas, clanes o conjunto de personas emparentadas diferentes entre sí, pero que tienen la necesidad de formar una comunidad y crear instituciones para que sea posible la convivencia entre las personas que han decidido vivir juntas y unidas, conociendo las diferencias entre ellas y entre las tribus.

Del latín tribus, en referencia a la original división étnica tripartita de la Antigua Roma: Ramnes (Ramnenses), Tities (Titienses) y Luceres, que según Varrón se corresponderían con los latinos, los sabinos y los etruscos, respectivamente.

De lo cual podemos deducir que tribu es un conjunto de personas con afinidades comunes.

¿Cómo es la Tribu Moderna?

Hoy en día habría que definir qué afinidad común tenemos con los demás para saber cómo es la tribu moderna. Lógicamente hay tantas tribus que son innumerables las características que puede tener esta Tribu Moderna.

Ahora bien, por mi experiencia vital la persona que me encuentro a mi lado no comparte mis aficiones. No es como yo ni piensa como yo. No tiene mis inquietudes, ni mis ganas de saber cómo son las cosas que me gustan. En cambio, desde hace muchísimo tiempo, sí encuentro personas a cientos y miles de kilómetros de mí que comparten mis afinidades…

Internet… decían que nos alejaría de nuestros semejantes. Yo me he encontrado con lo contrario, ¡me los ha acercado! Mi semejante no es mi vecina, aunque es madre, su hijo es mayor y no ha conocido, ni quiere conocer, términos nuevos de crianza. Ni siquiera la vecina que tiene un hijo de la edad del mío, pero que le cría a base de gritos y cachetes (no la estoy juzgando, solamente expongo que no me reconozco en su crianza). Mi semejante es una madre en Galicia que tiene las mismas inquietudes y las mismas ganas de saber que yo sobre maternidad.

Una madre a quien acompaño y quien me apoya en mis decisiones. Ambas nos cuestionamos nuestra maternidad juntas. Nos preguntamos las mismas cosas y queremos conocer otro tipo de crianza que el que hemos vivido nosotras.

Y así… con más madres. Y con ellas, por suerte, he hecho tribu.

(Edición): Se me ha olvidado decir que la Tribu también es muy dinámica. Va cambiando, no vas a seguir con las mismas madres hasta que seas abuela. Y eso es algo bueno.

¿Por qué necesitamos una Tribu?

Necesitamos una tribu para apoyarnos en otra madre y que nos ayude a tomar decisiones. Otras madres que nos den su visión desde fuera, que nos tranquilicen cuando dudamos de nuestra lactancia o nos asesore para evitar una mochila colgona. Y que no nos critique cuando decimos que tiraríamos a nuestro hijo por la ventana sin dudarlo dos veces. Que alivien la soledad para poder darle a nuestro hijo esa sonrisa que necesita todas las mañanas.

Sarandonga y yo no podíamos evitar mirar atrás y fijarnos en nuestras madres, que debían ser nuestra referencia. ¿Cómo vivieron ellas su maternidad? ¿Fueron felices con su maternidad? ¿Yo sería feliz con la maternidad que experimentó mi madre? Son unas pocas de todas las dudas que nos surgieron casi al unísono.

Recuerdo a mi madre, casi sola en un país cuyo idioma no dominaba en absoluto. Apenas tenía como referencia a una hermana que vivía en un pueblo bastante lejano. Cuando tenía dudas, no podía entender a la pediatra en las visitas médicas (la pediatra conocía un poquito el castellano y mal que bien se entendían con lo básico. Menos mal que yo crecía bien).

A día de hoy mi padre me recrimina en mi crianza que si yo he comido puré de lentejas (con su carne y su todo) desde los 2 meses, ¿por qué no hacía lo mismo con mi hijo para que creciera sano y fuerte? Mi madre tenía como casi única referencia a mi padre en su crianza.

Esto lleva a preguntarme otras cosas, ¿fue feliz? Siempre nos dice que sus hijas somos lo mejor que le hemos pasado en la vida. No lo niego, ¿pero tuvo una maternidad feliz? Por lo que he podido vivir con ella en esa maternidad… la he visto muy sola. Vivió una maternidad solitaria…

Y enseguida reconocí cómo me sentí con el aborto y que eso no se lo deseo a nadie.

¿Dónde está la Tribu Moderna?

Y llegamos a la pregunta final con su respuesta. Pues depende…

Hay gente que siente seguridad si mira a alguien cara a cara. Prefiere conocer a alguien con sus mismas inquietudes que sea de carne y hueso y que pueda tocar esa carne y ese hueso. Por suerte, hoy en día, existen los Grupos de Maternidad. Casi todos los ayuntamientos tienen y si no, en Internet encontrarás el Grupo de Crianza/Lactancia/Maternidad que se encuentra más cerca de ti.

También la puedes encontrar en Internet. ¿Cómo? Lee blogs, seguro que con alguien te sientes identificada… Coméntale, escríbele, comienza una relación. No tengas miedo, el primer paso es el más difícil. Si no puede ayudarte estoy segura que te presentará a alguien que sí. Pero no vivas una maternidad en solitario. Me ofrezco voluntariamente, pero no estás obligada a que sea yo.