Mis Emociones antes de la Búsqueda del Arco Iris

Siempre he sido yo quien ha tirado, empujado y hostigado “el carro” para convertirnos en padres. Tenemos que partir de esto para entender ahora todas las emociones que se me agolpan al pensar en darle un hermano a Niño Fúturo. He insistido mucho, de muchas maneras, para traer al mundo descendencia. Me inventaba mil razones por los que no nos podíamos dormir en los laureles.

Y llegó la pérdida… cuando Futurito Bebé se nos fue.

Cómo son las cosas ahora

Pues la verdad… se me han quitado todas las ganas de tirar, empujar y hostigar. Sigo queriendo tener más hijos y, preferiblemente, lo antes posible. Pero ya no soy quien pone los motivos, las razones ni las insistencias.

Veo que mi barriga crece. Seguramente sea un efecto psicosomático, pero cuando me miro al espejo… tiene el tamaño que debería tener si el embarazo siguiera adelante. Para mí es un dolorcito en el corazón, pero no me dejo achacar por ello. Estoy engordando, bastante… bueno, mucho.

Antes Papá Fúturo ponía el freno. Siempre “inventaba” una razón para atrasar la búsqueda. Sigue con esa mecánica… Pero esta vez es él quien decide, quien tira un poco. Está mentalizado que para fin de año estaré embarazada y no estamos buscando. Me exige que pierda peso (por mi propia salud y es lógico) antes de la búsqueda.

Pero… quiero perder peso por mi propia salud, pero no para una búsqueda. Quiero hacerlo por mi familia, quiero hacerlo por el bienestar de todos y cada uno de sus miembros. Por los que están, por los que podrían haber estado y por los que estarán. Lo quiero hacer “por”, no “para”.

Cómo haré las cosas

Pues, la verdad. Después de esta gran… “enseñanza”, creo que mantendré la búsqueda en secreto. O quizás no. Las hormonas son muy traicioneras conmigo y no puedo predecir el ánimo que tendré.

Escribiré todas las fases y, como siempre, las publicaré. Pero quizás no en las fechas en las que estaban ocurriendo. Todavía no lo sé, pero quizás… sólo quizás, sabréis de mi nuevo embarazo en el tiempo estándar de 12 semanas. Pero no por ello no escribiré en el blog.

Pensar en una nueva búsqueda me hace sentir con cierta animadversión. Animada por las nuevas y fantásticas vivencias que tendrá la familia. Adversión… por todo lo sufrido y lo sentido. Esa incertidumbre, candente, de que pudiera volver a pasar. Esa certeza de que ya ha pasado una vez y que has sufrido como no te esperabas sufrir.

4 comentarios en “Mis Emociones antes de la Búsqueda del Arco Iris

  1. Es normal sentirse así, el deseo enfrentado a la desgana y el miedo, en mi caso también es él el que está tirando ahora más del carro para la búsqueda. De todos modos tómate tu tiempo, siempre empieza cuando estés preparada, y lo de contarlo o no es algo personal, hazlo según te sientas, eso es lo más importante.
    esto es algo muy duro, y ya te digo yo que no se suaviza con un nuevo embarazo, pero sí que no debes dejar que ese miedo te empañe una nueva búsqueda y un nuevo embarazo cuando venga.
    Muchos besos y ánimo.

  2. Claro que es normal sentirse asi. Es importante que en la búsqueda estéis los dos al mismo nivel, creo, pero lo bueno es que ahora que tú estás con estas sensaciones propias de la situación, él está haciendo por tirar el del carro. Mucho ánimo!

Deja un comentario

1 + diecisiete =